Polémica por la reposición de una lápida en homenaje a Aramburu

Así está hoy la casa de Timote donde estuvo secuestrado y fue asesinado Pedro Eugenio Aramburu

Una inesperada polémica se suscitó en el pueblo bonaerense de Timote, a unos 480 kilómetros al oeste de la ciudad de Buenos Aires, cuando la delegación municipal del lugar decidió reponer una pieza de piedra conmemorativa del expresidente de facto Pedro Eugenio Aramburu, en el frente de la propiedad en la que fue hallado muerto en 1970, después del secuestro y posterior asesinato ejecutado por Montoneros.

En la inscripci√≥n sobre un granito de 1000 kilos puede leerse: “Al recio militar que cayera v√≠ctima de la subversi√≥n en esta tierra de Timote. Su nombre ya es gloria en nuestra patria”. La piedra se hallaba en un dep√≥sito municipal junto a otras placas que hab√≠an sido quitadas en mayo de 2008 cuando, por una iniciativa de un grupo de lugare√Īos y con aval del Concejo Deliberante del partido de Carlos Tejedor, se reemplaz√≥ el nombre de Aramburu de la plaza principal del pueblo por el de Roberto Aldo Bordoy, un conscripto timotense que muri√≥ en el hundimiento del crucero General Belgrano, durante la guerra por las Islas Malvinas.

La decisi√≥n de instalar la l√°pida delante de la estanzuela La Celma, donde el cuerpo de Aramburu fue hallado oculto en un s√≥tano bajo bolsas de cal, la tom√≥ la delegada Mar√≠a del Carmen Carrizo sin consultas a vecinos ni acto oficial que anunciara la medida. La novedad trascendi√≥ la semana pasada a ra√≠z de la publicaci√≥n en la cuenta personal de Facebook de Esteban Molina, asesor legal del municipio. El intendente Ra√ļl Alejandro Sala, de Cambiemos, asegur√≥ no estar al tanto de la adopci√≥n de esa iniciativa.

Entre los cerca de 300 habitantes de la localidad hubo sorpresa, ya que la remoción de los reconocimientos hacia Aramburu se había hecho a partir de un proceso que incluyó la junta de unas 200 firmas y la aprobación por unanimidad del Concejo Deliberante de Carlos Tejedor (del que depende Timote). En aquel momento, el gobierno municipal de María Celia Gianini, del Frente para la Victoria, aclaraba que con el cambio de nombre no se buscaban enfrentamientos ni revanchas. Cuando se procedió al cambio de nombre, en mayo de 2008, también se retiraron todas las placas y ornamentos que se habían ido colocando con el tiempo.

“Nosotros no est√°bamos enterados ni nadie nos consult√≥. Nos sorprendi√≥ sobre todo porque se toma esta decisi√≥n inconsulta a poco de que se defina si el gobierno se va o se queda”, dijo Bruno Rodr√≠guez, uno de los pobladores que desde hace a√Īos intenta que las autoridades hagan algo para evitar la ruina de la casa, hoy pr√°cticamente derruida. Para Rodr√≠guez, que integra el grupo Arte Comunitario Timotense y dirigi√≥ en 2015 la pel√≠cula “La Celma”, en la que se reconstruye la muerte de Aramburu, “el lugar debe ser puesto en valor integralmente como un espacio de memoria que ayude a entender la historia y valorar la democracia, y no hacer algo descontextualizado que solo reivindica la figura de un dictador”. Y resalt√≥: “Seguiremos bregando para que los gobernantes pongan en valor este lugar de enorme significaci√≥n para la historia del pa√≠s”.

La placa que despertó una polémica: un homenaje a Aramburu promovido a finales de los 70

La instalaci√≥n de la piedra conmemorativa se produjo hace dos semanas con el aval del secretario de Gobierno, Santiago Macazaga, con el que tambi√©n se acord√≥ colocar un cartel para se√Īalizar el sitio con su nombre original: “La Celma”.

“Simplemente la delegada decidi√≥ colocar esa piedra ah√≠ antes de que se rompa en el corral√≥n. Quiero aclarar que yo no estaba enterado y que atr√°s de esta decisi√≥n no hay ninguna intencionalidad ni cosa rara sino solo buenas intenciones”, explic√≥ el intendente Sala.

En ruinas

De la vivienda hoy solo quedan en pie tres paredes de lo que era una de las habitaciones que daba a la calle y un mástil oxidado en medio de montículos de escombros. Así y todo, suelen llegar al lugar curiosos que quieren conocerlo.

Con el crimen de Aramburu (presidente entre 1955 y 1958), Timote se gan√≥ un lugar en la historia nacional. El secuestro ocurri√≥ 29 de mayo de 1970. Un grupo de Montoneros integrado, entre otros, por Carlos Ramus, Mario Eduardo Firmenic, Fernando Luis Abal Medina y Esther Norma Arrostito lo rapt√≥ en su casa y lo traslad√≥ hasta La Celma, propiedad de la familia Ramus. All√≠ lo mat√≥ tras someterlo a un “juicio popular”. En un art√≠culo publicado el 3 de septiembre de 1974 en la revista “La Causa Peronista” la organizaci√≥n reivindic√≥ el hecho y afirm√≥ que acusaba al militar de perseguir a dirigentes y militantes peronistas, del dictado de decretos represivos y del ocultamiento del cad√°ver de Eva Per√≥n. La “condena a muerte” fue ejecutada, seg√ļn ese relato, la noche del 1¬į de junio de 1970.

Desde 1978 se fueron sucediendo en el lugar distintos actos conmemorativos. Entre otras cosas se impuso el nombre de Aramburu a la plaza del pueblo y, en ese contexto se hab√≠a instalado en ese espacio p√ļblico, la piedra ahora repuesta.

En marzo de 1980 el gobierno bonaerense, a cargo de el general Ib√©rico Saint Jean compr√≥ el inmueble con la idea de transformarlo en un museo de la subversi√≥n. La casa fue pintada a la cal y se instal√≥ en su frente un m√°stil, a√ļn en pie. Con el retorno de la democracia la idea del museo se desvaneci√≥. Y la vivienda qued√≥ abandonada y, librada a su suerte, fue v√≠ctima de intrusiones y saqueos.

En 2004, el municipio declar√≥ a La Celma “patrimonio y sitio de inter√©s cultural” del municipio. La ordenanza N¬į 1838/04 incluy√≥ “el predio y la construcci√≥n edilicia” entre los bienes “de car√°cter irremplazable, cuya peculiaridad, unidad, rareza y/o antig√ľedad les confiere un valor excepcional, desde el punto de vista hist√≥rico, etnol√≥gico o antropol√≥gico”.

Por esos a√Īos, un grupo de vecinos de Timote, acompa√Īados por el entonces intendente Emilio Monz√≥, rescat√≥ la idea de recuperar la casa. Rarezas argentinas: la iniciativa recibi√≥ el apoyo tanto de parientes de los Ramus como de los Aramburu, y la indiferencia, el recelo o el abierto rechazo de parte de la dirigencia pol√≠tica en su conjunto fuera de las fronteras distritales.

En 2015, cuando la intendencia qued√≥ en manos de Cambiemos se hizo una consulta a la Direcci√≥n Provincial de Museos y Preservaci√≥n Patrimonial del Ministerio de Gesti√≥n Cultural, que en diciembre del a√Īo siguiente emiti√≥ un “informe t√©cnico valorativo” en el que determin√≥ la imposibilidad de reconstruir el edificio derrumbado y recomend√≥ su declaratoria como “Ruina Hist√≥rica”.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!