Podemos no descarta apoyar los cambios parciales de Sánchez en la reforma laboral

Podemos no descartó ayer aprobar el decreto ley que el Gobierno pretende llevar a la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados contra la reforma laboral del Partido Popular, aunque no se reflejen todas las demandas que le han exigido al Gobierno durante los últimos ocho meses.

El secretario de Organización de la formación, Pablo Echenique, no aseguró directamente su apoyo pero abrió la puerta a un posible acuerdo con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, respecto a los cambios parciales que el PSOE pretende aprobar como baza electoral antes de las elecciones generales del 28 de abril. «Si las medidas que trae el Gobierno socialista mejoran la vida de la gente las vamos a apoyar porque eso es lo que hace Unidos Podemos», aseguró Echenique, preguntado sobre si apoyarán el texto sobre materia laboral que previsiblemente anunciará el Consejo de Ministros este viernes.

La semana pasada, según recogió Ep, fuentes de Unidos Podemos instaron al Gobierno a que cumpliese íntegramente con su compromiso, dentro del fallido pacto presupuestario rubricado por Sánchez y Pablo Iglesias en octubre, de «derogar los aspectos más lesivos» de la reforma laboral del PP. Sin embargo, Echenique suavizó ayer las exigencias de su partido y expresó que en Podemos están abiertos a «ceder y dialogar» para llegar a acuerdos que sean buenos para los trabajadores españoles aunque no consigan todo lo que pretendían.

«Nosotros para mejorar la vida de la gente trabajadora siempre defendemos todo, no tenemos planteamientos que defiendan un poquito, como los que hace a veces en el PSOE, pero también sabemos dialogar y ceder para llegar a acuerdos», expresó el número tres del partido, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Coordinación. Un mensaje que mitiga por ahora la preocupación que tenían en el Gobierno para seguir presentando medidas.

En Podemos siempre han querido derogar en bloque la reforma laboral aprobada por el PP en 2012, pero la negativa del PSOE a secundar esa pretensión forzó que llegasen a un acuerdo de mínimos en el pacto presupuestario que exigía solo la eliminación de los puntos que a su juicio eran más dañinos. Sánchez quiere suprimir ahora algunos de esos puntos como baza electoral y el apoyo de Iglesias se antoja necesario.

Rédito electoral

En referencia a que Sánchez quiere seguir legislando fuera del periodo de sesiones para sacar rédito electoral, el secretario de Organización de Podemos apostilló que en su formación no se dedican a utilizar el Congreso «como cámara de resonancia para hacer campaña». Pero lo cierto es que, una vez trazada su estrategia de distanciamiento con el Gobierno, en Podemos no pueden permitirse ser un freno de medidas sociales si pretenden posicionarse como la alternativa a la izquierda del PSOE en la carrera al 28-A. Y menos en un momento en el que los sondeos les sitúan en su peor momento histórico.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!