Podemos, abierto a aceptar el techo de gasto de Rajoy

A Pedro Sánchez se le agota el tiempo para llevar a Bruselas su proyecto de Presupuestos Generales del Estado –la fecha límite es el 15 de octubre–, y en Unidos Podemos son conscientes de ello. Por eso, ayer se pudo ver en el grupo confederal dos movimientos que buscaban elevar la presión sobre el presidente del Gobierno por un lado, y tratar de asegurar que haya unos nuevos Presupuestos por otro. Al tiempo que la formación presentaba un documento que recogía las exigencias ya planteadas en la negociación con el Gobierno y añadía nuevas medidas, los de Pablo Iglesias se mostraron por primera vez abiertos a estudiar la posibilidad de negociar unas cuentas con el techo de gasto del PP, dada la dificultad de poder aprobar uno nuevo con la mayoría absoluta de los populares en el Senado.

Fuentes de la dirección aseguran que, aunque lo que persiguen en la actualidad es aprobar un nuevo techo, si finalmente no fuera posible por el «filibusterismo parlamentario de PP y Cs», se dará la posibilidad de apoyar unas cuentas regidas por el techo de gasto actual; eso sí, siempre que el Gobierno sea capaz de acomodar las medidas sociales que le plantean desde el grupo confederal, lo que podría acarrear una subida de impuestos para costear todas las medidas que los de Iglesias le exigen a Pedro Sánchez.

Además de las exigencias conocidas, la formación ha endurecido ciertas reclamaciones, aunque han rebajado las subidas de impuestos frente a la anterior propuesta de 14.805 millones a 10.500. En el IRPF, reclaman al Ejecutivo una subida a las rentas del trabajo que ganen más de 120.000 euros, frente a los 140.000 euros que admitía el Gobierno, así como elevar la tributación del ahorro de los capitales superiores a 50.000 euros.

En concreto, Podemos pide incrementar del 45% al 48% el tipo a los ingresos del trabajo de entre 120.000 y 150.000 euros, al 50% el tramo que baila entre 150.000 y 300.000 euros y hasta el 52% para los superiores. Todo un aumento de tono frente a lo dicho hace unas semanas.

Ofensiva fiscal

Para el ahorro, la ofensiva fiscal consistiría en elevar del 23% al 26% el tipo aplicable a los rendimientos superiores a 50.000 euros, tipo que aumentaría al 30% para los que tengan beneficios superiores a 300.000 euros. Aquí puede observarse cierto acercamiento, ya que Podemos exigía antes equiparar las rentas del trabajo con las del ahorro. El menú de impuestos también recoge un impuesto a la banca, ya descartado por Hacienda, que eleve en diez puntos el tipo para las entidades financieras, del 30% actual al 40% durante, al menos, cinco años, para ingresar, en sus cálculos 5.800 millones de euros.

El endurecimiento fiscal para los bancos también se articula a través de que el 15% de beneficio mínimo que se debe destinar al Impuesto de Sociedades para las grandes empresas sea del 20% en el caso de bancos y petroleras. En cuanto a las Socimis, en lugar de tener un tipo cero en Sociedades, Podemos exige uno del 20%. Para las tecnológicas, la formación recomienda un tipo del 3% sobre su facturación. También se propone desde el grupo la creación de una «tarifa familiar» de la luz «que sea asequible para los hogares de primera residencia», es decir, la limitación del precio de la factura de la luz en estos casos. Esta medida, aseguran desde el partido, se financiaría subiendo impuestos a las eléctricas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!