¬ęPl√°cido ha sido leal a Valencia y nosotros somos leales a √©l¬Ľ

Guardar

¬ęVa a poner el Palau en pie, no tengo dudas¬Ľ. El desfile de abrigos y paraguas fue constante ayer por la tarde a las puertas del Palau de les Arts de Valencia y se acrecentaba conforme se acercaba la hora del primero de los seis pases de la √≥pera ¬ęNabucco¬Ľ de Verdi, bajo la batuta de Jordi Bern√†cer. Con el cartel de ¬ęno hay entradas¬Ľ colgado, algunos todav√≠a probaban suerte en la taquilla para conseguir un pase que les permitiera ser testigos del regreso de Pl√°cido Domingo al coliseo valenciano.

Es la primera vez que el tenor ‚Äďesta vez en el papel de bar√≠tono‚Äď se sube a las tablas en Espa√Īa despu√©s de que este verano una veintena de mujeres le acusaran de acoso sexual. Mientras en Estados Unidos todos los teatros cancelaron sus actuaciones, en Europa ha prevalecido la presunci√≥n de inocencia.

¬ę√Čl era Dios y hace treinta a√Īos las cosas eran diferentes. Cuando el r√≠o suena, algo lleva, pero creo que se est√° sacando ahora porque alguien tiene inter√©s en que se sepa¬Ľ, teorizaba una mujer haciendo alusi√≥n a la dimisi√≥n del artista como director art√≠stico de la √ďpera de Los √Āngeles. El apoyo entre el p√ļblico asistente era un√°nime: ¬ęTodo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario¬Ľ.

Devoción absoluta

¬ęLlevamos ocho a√Īos viniendo. √Čl ha apostado mucho por Valencia. Es una cuesti√≥n de lealtad. No vamos a a renunciar a su talento¬Ľ, se√Īalaba una fan, al tiempo que recordaba que el centro de formaci√≥n ubicado en el mismo edificio dise√Īado por Santiago Calatrava lleva el nombre del madrile√Īo. Entre los pocos j√≥venes que se dejaron ver, una pareja llegaba hablando del tema: ¬ęTengo el abono y vengo a disfrutar de la √≥pera. Prefiero no pensar en otros cosas. Un boicot tampoco solucionar√≠a nada¬Ľ.

El artista cantar√° el papel del rey babilonio en las cuatro primeras funciones. ¬ęAh, ¬Ņpero que act√ļa Pl√°cido Domingo?¬Ľ, preguntaba desconcertada una mujer a sus acompa√Īantes. ¬ęBueno, al final lo que queda es la m√ļsica¬Ľ, zanjaba sacando sus entradas.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!