“Pindonga” y “cuchuflito”: Beatriz Sarlo habló de las expresiones de Cristina Kirchner

La ensayista aseguró que la exmandataria se deja llevar por el lenguaje Fuente: Archivo

La escritora Beatriz Sarlo, quien suele ser crítica del kirchnerismo, habló ayer de las declaraciones de la precandidata a vicepresidenta Cristina Kirchner sobre las marcas que surgieron durante el gobierno de Mauricio Macri, a las que tildó de “cuchuflito” y “pindonga”, y destacó que la exmandataria se deja llevar por el lenguaje.

“Creo que a Cristina le pasa lo que a mucho de nosotros. Se deja arrastrar por el impulso del lenguaje. Ella sabe que no tenía que decir ‘cuchuflito’ y ‘pindonga’ porque está ofendiendo a muchos de los que estaban en el Salón Blanco cuando ella era presidenta, que son los que producen las marcas que desprecia“, dijo Sarlo.

Incluso, fue por más y se refirió a que ese rasgo es el mismo que muestra en su libro, Sinceramente. “Le pasa en el libro también. El libro es muy chato y muy banal, típico de grabador, desgrabado por alguien. Que es una muy buena oradora no cabe dudas. Pero incluso los muy buenos oradores tienen estas ‘patinadas'”, aseguró en el programa de TN A dos voces.

La ensayista aseguró que la exmandataria se deja llevar por el lenguaje Fuente: Archivo

Por su parte, al referirse a la gestión del Presidente, indicó que espera que en esta campaña Macri “no se ilusione o no se engañe”. “ Recuerdo un Macri discutiendo con Scioli y diciendo que la inflación era un problema menor que se solucionaba en tres meses. Recuerdo a ese Macri que se equivocó en todas. Deseo que no se vuelva a equivocar en todas“.

La ensayista además declaró: “ Aunque no me sienta identificada con sus proyectos, me parece que un proyecto fracasado es siempre peor que uno malo. Espero que haya aprendido algo en tres años“.

Consultada por los cambios de imagen de los políticos y en concreto por el bajo perfil de Cristina Kirchner en las últimas semanas, Sarlo asveró: “Los temperamentos políticos muy arraigados no se cambian de la noche a la mañana. Ni siquiera para ganar una elección. Ella es fuerte. Si tiene un atractivo su personalidad política, es la fortaleza con las que están armados los rasgos fundamentales de su temperamento. Políticos de fuerte temperamento cambian con dificultad”.

Por último, se refirió a las propuestas que se muestran en tiempos de campaña y dijo que no hay discusión sobre programas electorales. “Alberto Fernández dice que no va a cobrar los remedios a los jubilados y en lugar de decirle que es imposible, le dicen: ‘¿Qué hacían cuando eran gobierno, no daban remedios gratis?’. No hay discusión política”, finalizó.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!