Pilar Llop cree que solo con un «liderazgo conjunto» se podrá salir de la crisis del coronavirus

MADRID Guardar

Pilar Llop (Madrid, 1973) vive el confinamiento obligatoria para luchar contra el coronavirus en su casa de Madrid, junto a su marido «y mi bebé de once meses». Tiene a sus padres muy cerca y les ayuda «en lo que necesiten», pero su máxima preocupación está «con las personas que están solas en sus casas y con los familiares que no han podido despedirse con normalidad de sus seres queridos», asegura en una entrevista concedida a ABC.

Su día a día es la rutina de una «mujer tremendamente disciplinada», en contacto permanente con el secretario general de la Cámara Alta, que «me informa del estado de la situación que tenemos en el Senado». Trabaja por videoconferencia y solo se ha desplazado a la sede de esta institución para el Pleno que tuvo que celebrarse el día 17. El resto de la actividad la realiza por videoconferencia, como la reunión de la Mesa prevista para el próximo miércoles.

Ella fue una de las mujeres que participó en la polémica manifestación del 8M. Reconoce que «tomé mis precauciones. Me lavé las manos todo lo que pude porque llevaba un bote de gel en el bolso. Intenté no tener un contacto, porque en ese momento se hablaba de no tener un contacto próximo estrecho. Yo intenté, dentro de lo que es una manifestación, las medidas que eran recomendadas por las autoridades sanitarias en ese momento».

La presidenta del Senado considera que, en el momento de su celebración, «no había motivo para su prohibición. La autorización la concede la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Madrid. Con los datos que había en ese momento, si se hubiera denegado esta manifestación seguramente ahora nos encontraríamos con una querella por un presunto delito contra los derechos constitucionales, como el de reunión y manifestación». En este sentido, considera que la dimensión del problema es «global e internacional y no se puede reducir a un discurso simplista del 8M».

Grave crisis

Después de desencadenarse esta grave crisis y decretarse el estado de alarma «no he tenido la oportunidad de hablar con el presidente del Gobierno». Consciente de la gravedad de la situación, afirma que «todos y todas, en el lugar en el que nos encontremos, seamos personas públicas o no, tenemos que estar a la altura de las circunstancias y entender que estamos a un problema de una enorme complejidad».

Pilar Llop cree que «toda la sociedad nos tenemos que conjurar para lograr un liderazgo conjunto. Tenemos que hacer una reflexión sobre qué va a pasar con nuestro futuro, con nuestro Estado de Derecho y sobre la necesidad de proteger las instituciones y preservarlas para que las instituciones sean capaces de proteger ese Estado de Derecho».

Ante la necesidad de fortalecer las instituciones, y no queriendo entrar directamente en las caceroladas alentadas por Podemos contra el Rey, sí que hace un llamamiento a todas las fuerzas políticas «a preservar las instituciones, incluida la Monarquía y estar a la altura de las circunstancias. Con instituciones débiles no vamos a salir de la crisis».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!