Pilar Jurado pincha la Rueda de la SGAE

Por fin ha sido tomada en serio la inminencia de una intervención judicial de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), tal vez demasiado tarde. Ayer, en una tensa junta directiva, se votó por fin -y se aprobó- la moción de censura contra el ya expresidente José Ángel Hevia. Hubo gritos, enfrentamientos desagradables. Llamamientos al orden. Y poco después se eligió a su sucesora: la compositora Pilar Jurado (Madrid, 1968). El inminente naufragio ha hecho reaccionar a la entidad. Ayer daba la impresión de que los miembros de la junta directiva saltaron al agua helada desde el Titanic intentando salvarse.

Ha sido una muy larga confrontación entre el Ministerio de Cultura y la SGAE, salpicada desde hace años por los escándalos asociados al asalto al poder de la trama de la Rueda de las TV, alentada, según el sumario de la Audiencia Nacional, desde las cadenas. El ministro José Guirao exigió en un requerimiento la aprobación de los estatutos para cumplir la nueva Ley de Propiedad Intelectual, un reparto equitativo también de acuerdo a esa norma y la instauración del voto electrónico. La SGAE se resistió de manera suicida, perdida en luchas internas y en apurar el poder para agrandar el reparto en beneficio de unos pocos. Ni durante el final de la presidencia de José Miguel Fernández Sastrón, ni desde la accidentada llegada al poder de Hevia, en noviembre pasado, pudo cumplirse lo que exigía el Ministerio. Hevia se ha ido haciendo nombramientos como un nuevo jefe del equipo jurídico, en el comité de dirección de antes de ayer.

¿Qué significa la llegada de Pilar Jurado? Una cara nueva, la primera mujer que preside de manera ejecutiva la entidad, tras la presidencia «institucional» de Ana Diosdado, en la época de Teddy Bautista. La promesa de «una nueva SGAE». Y una presidenta limpia de vínculos con la Rueda de las TV. ¿Bastará eso para parar la intervención? Depende de que ella pueda convencer al ministro. De momento su primera llamada ha sido para pedir una cita con Guirao.

Fuentes de la entidad afirman que debería cumplir a no tardar el requerimiento: lo del voto electrónico ya ha puesto a todos de acuerdo. Lo de los estatutos debería ser fácil. Pero…

El hueso duro de roer es corregir el reparto de derechos de diciembre, el que rechazó la Asamblea de socios y tanto benefició a la Rueda. Es decir, limitar el dinero ya entregado a la Rueda con el 20% de tope que marca la ley, largamente superado por los músicos beneficiarios de esta práctica, que emiten su música durante la noche en las cadenas de TV y muchos de ellos miembros de la junta directiva.

De los 22 millones que fuentes bien informadas otorgan a la inversión de las TV en SGAE durante 2018, hay 8 millones que se les retornan directamente como editores. Limitar el reparto supondría que las cadenas deberían devolver, por tanto, una cantidad importante: entre uno y dos millones de euros Mediaset y algo más a Atresmedia, según las mismas fuentes, que irían a otros autores de la entidad. Y a los músicos más beneficiados les tocaría entregar, por su parte, cantidades cercanas a los 30.000 o 40.000 euros.

¿Podrá Pilar Jurado reunir las voluntades para ese gesto antes de que se active la intervención? El tema va a causar y ya ha causado más de una tormenta en Pequeño Derecho, el colegio de SGAE en el que están representados los músicos. Extrañamente, ha sido el voto de ese colegio el que ha respaldado finalmente la candidatura de Pilar Jurado. No sin antes registrar movimientos para remover también al vicepresidente Teo Cardalda o reforzar los restos de la Rueda elevando a Inma Serrano.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!