Pequeños gestos para un futuro respetuoso

No genera residuos, respeta el medio ambiente y es más económica. Son algunas de las las bondades que reúne el agua del grifo, la utilizada en la inmensa an mayoría de los hogares, frente a la embotellada. En una cata, sale airosa con nota, y es lo que varios voluntarios han tratado de hacer llegar a la sociedad en varias citas celebradas en Castilla y León a lo largo de este año en las que los participantes han podido degustar con su propio paladar las opciones y conocer la procedencia y cuidados que las preceden con el ánimo de sensibilizar sobre la seguridad de su ingesta.

Se trata de uno de los programas de voluntariado corporativo que el personal de Aquona está desarrollado dentro del proyecto «Hands On» en colaboración con entidades sociales y/o ambientales como Cruz Roja o SEO Birdlife, entre otras. Un total de 49 trabajadores de Castilla y León han dedicado, así, su tiempo, talento y capacidades a pequeñas y desinteresadas acciones dirigidas a contribuir a un cambio en la sociedad que genere beneficios medioambientales y un futuro respetuosos con el planeta y con los recursos naturales.

Cata de agua con el club zamorano de baloncesto femenino – AQUONA

Catas de agua

Las citadas catas de agua tratan de fomentar el consumo del líquido elemento que llega a nuestras casas a través del grifo para un desarrollo sostenible. Unas actividades en las que los asistentes han «aprendido a apreciar» las propiedades organolépticas del recurso que tienen en sus hogares, así como que es el alimento más controlado y aspectos como que la presencia del cloro es signo de seguridad y que contribuye a la lucha contra el cambio climático al evitar envases innecesarios y emisiones de CO2 producidas en la fabricación y distribución del producto comercializado.

Taller de Aquología en Briviesca
Taller de Aquología en Briviesca – AQUONA

El fomento del consumo del agua del grifo es una de las consignas que los voluntarios de Aquona han intentado trasladar a la sociedad en el marco de una filosofía pro sostenibilidad para la cual requieren de la colaboración ciudadana. Para ello, han visto crucial abordar la labor de sensibilización desde la raíz, los más pequeños de la casa y protagonistas de otro proyecto: Aqualogía. En el mismo, escolares de Briviesca, Palencia y Zamora han aprendido cómo funciona el ciclo del agua en la ciudad y el proceso de potabilización. Mediante juegos e interactivos online se adentraron desde sus pupitres en los usos del agua que hacen en los colegios y en sus casas, cómo debe de ser tratada antes de ser consumida y cómo devolverla al medio natural en perfectas condiciones. Todo ello, de manera lúdica, con actividades y experimentos tras los cuales han recibido el diploma que les acredita como «vigilantes del buen uso del agua».

A vista de pájaro

Más allá de la sensibilización de la sociedad, los voluntarios de Aquona han querido implicarse directamente en proyectos para la protección del medio ambiente. Es en este contexto en el que se enmarca la iniciativa BiObserva, en la que se han involucrado en el avistamiento de aves, reportando los datos de los ejemplares detectados desde sus centros de trabajo en las plantas operadas por Aquona. Con la información obtenida, contribuyen a realizar estudios que favorecen la conservación de la biodiversidad , pues sirve para crear una base de datos mundial y poder estudiar así las migraciones y cambios que puedan suceder.

En total, han sido 30 las personas que han participado en Palencia, Zamora, Benavente y Segovia en este proyecto pionero e innovador que se materializa en el análisis de las tendencias poblacionales de las aves europeas, perfilar sus requerimientos ecológicos, conocer su comportamiento migratorio y otros aspectos de interés para su conservación. Dado que las aves son bioindicadores, se contribuye con ello a la mejora del medio ambiente en general.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!