Pequeña Victoria: Antonio cada vez más lejos de Emma

¿Una segunda oportunidad para Lucía?

“Me decís todo como si fuera tan fácil salir al mundo con el corazón abierto, pará un poco. No te estoy pidiendo que me des la mano, te estoy pidiendo tiempo”. La fascinación de Antonio (Facundo Arana) hacia Emma (Mariana Genesio) duró lo que tardó en enfrentarse a su propios prejuicios y condicionamientos. El pediatra está paralizado, no se anima a dar el paso liberador que lo una definitivamente a esa mujer, que hoy es protagonista de su deseo, por ahora, reprimido.

“Sincerate con vos Antonio, ¿para qué querés tiempo?, ¿para prepararte psicológicamente y bancarte la mirada de los demás?, ¿para poder mirarte al espejo sin culpa? Vos no dudás de lo que sentís por mí, dudás de los demás. Te avergonzás, como si los demás tuvieran derecho a meterse en tu vida y en tu cama. Te guste o no te enamoraste de mí, y eso te rompe las p…”, Emma con el corazón roto decide tomar la decisión que Antonio no se atreve y toma distancia de ambos.

De esta manera, lo que prometía ser el punto más alto entre las historias de Pequeña Victoria, queda en suspenso. Mientras Emma sufre en silencio y se refugia en sus “hermanas” de Casa Diana, Antonio encuentra seguridad en los brazos y en la intimidad de su ex, Lucía (Celina Font). La confianza de esta última en lo que entiende como una segunda oportunidad, y el acercamiento que Emma tendrá hacia ella, podrá ser determinante para que Antonio quede a merced de dos mujeres, que están dispuestas a cualquier cosa para quedarse con él.

Momento de definición también para Bárbara (Natalie Pérez), que le pone los puntos a Ariel (Nico Francella), dándole a entender que no piensa ser la tercera en discordia en la poco clara relación que él tiene con la madre de su hijo, que está a punto de irse a España: “No voy a ser la que te da la teta mientras ella no está” le dice tajante, a su manera. Mientras tanto comienza a elaborar a un plan para rescatar a su amiga Rocío (Evis Afanador) de la red de trata en la que está inmersa.

Los cortocircuitos con Jazmín (Julieta Díaz) y su pasado no resuelto que reaparece de manera recurrente en la cara de José (Fabio Di Tomasso), el que fuera su proxeneta, llevan a Barbi a ofrecerle contención a su amiga: “No es necesario que vayas con José. No tengo mucho, no te quiero prometer de más. Pero tengo una casa y tengo comida, y hay alguien que nos puede ayudar a conseguir un trabajo. Yo te quiero ayudar, vení conmigo”. Lo que Bárbara todavía no sabe es que enfrentarse directamente a José hará que él apunte su contraataque hacia lo que ella más quiere: la pequeña Victoria.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!