Pelosi, elegida líder demócrata con oposición interna

La demócrata Nancy Pelosi no ha logrado el voto unánime de su grupo parlamentario para poder ascender de nuevo a la presidencia de la Cámara de Representantes. Aunque para ser elegida candidata le bastaba con una mayoría simple, que ha logrado este miércoles, Pelosi necesita el apoyo de 218 compañeros de filas cuando el Capitolio se reúna para inaugurar la nueva legislatura, el 3 de enero. Según sus críticos, en este momento la diputada no cuenta con esa mayoría.

«En nuestra diversidad está nuestra fuerza, pero en nuestra unidad está nuestro poder y usaremos ese poder de nuevo para unir a nuestro país», ha dicho Pelosi en el Capitolio tras la votación, que se ha producido a puerta cerrada. «Ya fui presidenta de la Cámara cuando George Bush era presidente y siempre me trató con respeto, no espero nada diferente del actual presidente», ha añadido.

Una nueva hornada de diputados demócratas piden un cambio generacional y líderes nuevos. Pelosi llegó al Capitolio en 1987 y sigue en él a sus 79 años. Ha ganado 17 elecciones y entre 2006 y 2010 ya fue presidenta de la Cámara, un puesto de vital importancia en Washington: segundo en la línea de sucesión del presidente y que cumple funciones similares a las de primer ministro, gestionando y aprobando leyes en el Congreso.

Sin los votos necesarios para su aspiración

Uno de los demócratas disidentes, Seth Moulton, ha dicho en un comunicado emitido tras la reunión que «a día de hoy, Pelosi no tiene los 218 votos necesarios para ser elegida presidenta de la Cámara». Su petición, y la de aquellos a los que representa, es «que ofrezca un plan de sucesión ordenada para permitir que una nueva generación dé por fin el paso adelante».

Pelosi no es un líder político popular. Su índice de aprobación está bastante por debajo del de Donald Trump. Según una encuesta de American Barometer, un 60% de norteamericanos, una mayoría tanto de hombres como de mujeres, no quiere que Pelosi repita como presidenta de la Cámara. Trump lo sabe y por eso la ha apoyado tanto como ha podido para presidir la Cámara. Ha llegado incluso a ofrecerle votos republicanos para ello. Puede que ahora Pelosi los necesite.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!