Películas de Barcelona

En 1974, cuando Antonioni rod√≥ en Barcelona ¬ęEl reportero¬Ľ con Jack Nicholson y Mar√≠a Schneider se ve√≠a ropa tendida en la azotea de una Pedrera ocupada por oficinas, apartamentos y un bingo en los bajos. Nicholson mira arrobado a la Schneider con un ¬ębadalot¬Ľ de fondo. El trencad√≠s est√° tan sucio como la fachada gaudiniana. Satirizada desde 1912, hab√≠an de pasar siete d√©cadas hasta que La Pedrera fue rehabilitada por Caixa Catalunya.

As√≠ lo explica Eugeni Os√°car en la reedici√≥n, actualizada y ampliada de ¬ęBarcelona, una ciudad de pel√≠cula¬Ľ (Di√ęresis/Ajuntament de Barcelona), gu√≠a de la ciudad como plat√≥ de rodaje. Espigando cap√≠tulos, me quedo el que nos cuenta c√≥mo Barcelona suplant√≥ en el celuloide a otras ciudades. Por ejemplo, dos pel√≠culas de Orson Welles. En ¬ęMr. Arkad√≠n¬Ľ (1955), el puerto se hace pasar por el de N√°poles. En ¬ęCampanadas a medianoche¬Ľ (1965), el castillo de Montju√Įc representa la fortaleza del monarca ingl√©s Enrique IV.

Un a√Īo antes, Samuel Bronston quiso que los muelles barceloneses fueran los de Hamburgo en ¬ęEl fabuloso mundo del circo¬Ľ: superproducci√≥n en Cinemascope -recuerdo haberla visto en el Cinerama Nuevo- dirigida por Henry Hathaway con John Wayne, Rita Hayworth y Claudia Cardinale. El Port Vell se reconvierte en el de Estambul para la pel√≠cula hom√≥nima de Antonio Isasi-Isasmendi y en el de La Habana de ¬ęEl viaje de los malditos¬Ľ. El edificio de Correos era la Bolsa de la capital cubana.

El Park G√ľell fue ¬ęconvertido¬Ľ por Jes√ļs Franco en la campi√Īa francesa en ¬ęMarquis de Sade¬Ľ y en la capital turca en ¬ęEl castillo de Fu Manch√ļ¬Ľ. En esta pel√≠cula, la fachada el Parlament de Catalunya devino en mansi√≥n londinense. La Biblioteca P√ļblica Ar√ļs del paseo San Juan fue una estancia brit√°nica en ¬ęLa librer√≠a¬Ľ de Isabel Coixet.

En ¬ęEl perfume¬Ľ, la plaza de la Merc√® representaba el mercado del pescado de la Rue Aux Fers de Par√≠s en el siglo XVIII. All√≠ nace Grenouille, entre ratas y desperdicios, bajo el puesto de una pescadera. Se utilizaron dos toneladas y media de pescado y una de carne. ¬ęEl resultado es impresionante. Tanto, que incluso cuesta reconocer la plaza en la pel√≠cula¬Ľ, explica Os√°car.

El storyboard de ¬ęEl perfume¬Ľ transcurre en la plaza Real, la Herborister√≠a del Rei que hace las veces de perfumer√≠a, la Iglesia de Sant Just i Pastor -en la ficci√≥n, catedral de Grasse-, la calle del Bisbe y la plaza Sant Felip Neri donde Grenouille mata a la vendedora del ciruelas, el parque del Laberinto de Horta, la plaza mayor del Poble Espanyol con su org√≠a final y la calle Ferran: ¬ęColocaron adoquines y, sobre todo, no escatimaron esfuerzos en ensuciarlo todo¬Ľ, escribe Os√°car.

En el Smart Tourism Congress Barcelona se seleccionaron treinta pel√≠culas del cine internacional rodado en la Ciudad Condal. En siete, Barcelona se transforma en Los √Āngeles; en cinco en Par√≠s y en tres en Nueva York. Tambi√©n se reconvierte en Hamburgo Estambul, La Habana, Londres y Madrid. Los lugares m√°s frecuentados por las c√°maras son el Port Vell, la estaci√≥n de Francia, el parque de la Ciutadella, el Poble Espanyol, el laberinto de Horta y la plaza Real. Junto al puerto, la localizaci√≥n m√°s ¬ęcamale√≥nica¬Ľ, apunta Os√°car, es la estaci√≥n de Francia capaz de ser Par√≠s, Budapest, Hamburgo, Amberes, Ventimiglia y L‚ÄôAlc√ļdia.

Las geograf√≠as cinematogr√°ficas de nuestra ciudad no conocen l√≠mites. El palacete de Muntaner que habit√≥ empresario Julio Mu√Īoz Ramonet con la colecci√≥n de arte actualmente en litigio se abri√≥ para rodar la ¬ęBlancanieves¬Ľ de Pablo Berger. Por el puente que une los edificios del Correos transit√≥ Imanol Arias en ¬ęAnacleto: agente secreto¬Ľ.

Volviendo al puerto. Donde comienza el Maremagnum flot√≥ de 1952 a 1990 una r√©plica de la Nao Santa Mar√≠a. Construida para ¬ęAlba de Am√©rica¬Ľ (1951), pel√≠cula ¬ęimperial¬Ľ de Juan de Ordu√Īa, en 1986 sufri√≥ un atentado de Terra Lliure: intentaron incendiar la carabela sin conseguirlo; lo probaron en dos ocasiones con artefactos explosivos que la polic√≠a desactiv√≥. A la cuarta fue la vencida. El 23 de mayo de 1990, un c√≥ctel Molotov carboniz√≥ el interior y parte de la cubierta. Como la reparaci√≥n era costosa, la Santa Mar√≠a fue a reposar en un cementerio marino de la costa del Maresme. El submarinista Ram√≥n Pujol identific√≥ el pecio, en un entrante bajo el faro de Calella: ¬ęParec√≠a como si estuviera rodando una pel√≠cula de Cousteau¬Ľ, declaraba a La Vanguardia, el 28 de abril de 2011.

Desde entonces, la pel√≠cula que el independentismo comenz√≥ a rodar con el boicot del Estadio, la destrucci√≥n de la simb√≥lica nao o la prohibici√≥n de los toros -el ayuntamiento impidi√≥ a Sean Penn y Javier Bardem escenas taurinas en la Monumental para ¬ęThe Gunman¬Ľ(2015)- acapar√≥ las calles. Ese independentismo que quiere una Barcelona mezcla de Berga y Pyongyang pretende que seamos extras de telefilm barato con forzado happy end.

Sergi Doria

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!