pelea ultra, cuatro apuñalados y cánticos racistas

Lo que tenía que haber sido una jornada festiva de fútbol en Italia acabó siendo ensuciada por unos lamentables hechos ocurridos en el Inter de Milán-Nápoles. El partido fue bronco e intenso. El ambiente venía ya caldeado, ya que antes del comienzo se produjeron incidentes entre las hinchadas en las inmediaciones del estadio, con el resultado de cuatro aficionados visitantes apuñalados, uno de ellos de gravedad al ser herido en el abdomen. Los otros tres sufrieron heridas leves.

Ya en el césped, los ultras del Inter estuvieron toda la primera parte coreando insultos y cánticos racistas contra el jugador napolitano Kalidou Koulibaly, que terminaron por desquiciarle. Incluso, el técnico del equipo visitante, Carlo Ancelotti, pidió tres veces que se suspendiera el partido. Sin embargo, aunque por megafonía se conminó a los asistentes a que depusieran su lamentable actitud, bajo pena de suspensión, el colegiado no tomó finalmente la decisión.

En el minuto 78, Koulibaly entró con dureza a Politano y el colegiado le mostró una primera amarilla, y luego otra por protestar airadamente, siendo expulsado. Su compañero Insigne vio la roja directa poco después. Tras el partido, Ancelotti se refirió a los lamentables hechos: «Hemos pedido tres veces que se suspendiese el partido. Koulibaly estuvo agitado y nervioso por esos cánticos y eso no fue bueno para nosotros, ni tampoco lo es para el Calcio».

El jugador franco-senegalés compartió después en sus redes sociales este mensaje: «Lamento la derrota y sobre todo haber abandonado a mis hermanos. Pero estoy orgulloso del color de mi piel. Para ser francés, senegalés, Napolitano: hombre».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!