Pedro Sánchez llevará el Consejo de Ministros a Alicante en homenaje al último gobierno republicano

Primero fue Sevilla, este viernes será el turno de Barcelona y el próximo mes de marzo corresponderá a Alicante, donde se celebrará una reunión del Consejo de Ministros para conmemorar el 80 aniversario del último consejo del Ejecutivo de la II República en tierras alicantinas. Aquel Gobierno, presidido por Juan Negrín, se reunió por última vez en la localidad de Petrer. En concreto, en la finca conocida como El Poblet. Aquel Ejecutivo se estableció en la llamada «Posición Yuste» entre el 25 de febrero y el 6 de marzo de 1939, en plena Guerra Civil.

Una efeméride que no ha pasado por alto para el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien este martes trasladó al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, la posibilidad de que Alicante albergara una reunión del Consejo de Ministros. El presidente del Gobierno recogió el guante, a la espera de concretar la fecha y el emplazamiento de la cita, según avanzaron la «Cadena Ser» y el diario «Información» y hoy ha verbalizado el propio Puig. Una decisión, «muy acertada» en palabras del presidente valenciano pero que la Moncloa no ha confirmado oficialmente, que entronca con el «nuevo impulso» que pretende dar el PSOE a la ley de Memoria Histórica aprobada bajo el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. Desde el puerto de Alicante salieron al exilio varios miles de republicanos a bordo de varias embarcaciones, la última de ellas un viejo buque carbonero inglés, el Stanbrook, que se dirigió a Argelia

En los últimos cuarenta años el Consejo de Ministros solo se ha celebrado quince veces lejos de Madrid. La de este viernes en Barcelona será la número dieciséis.

La Generalitat ofreció la posibilidad de que Alicante acogiera un Consejo de Ministros para conmemorar la efeméride republicana el pasado viernes. Ayer, Puig arrancó el compromiso a Sánchez en la reunión que ambos dirigentes socialistas mantuvieron en privado en La Moncloa para abordar la crisis política derivada del conflicto con los indepedentistas catalanes.

Frente a la opinión de otros barones críticos con la estrategia del Gobierno, Puig trasladó a Sánchez en una reunión sin cámaras ni micrófonos su «apoyo» al «espacio de diálogo, moderación y serenidad» que cree que está empleando el Ejecutivo central en relación con Cataluña, ya que considera que «el que todos sigamos gritando no soluciona problemas».

Sánchez ha hallado en Puig, ferviente defensor de un modelo federal pero en el pasado uno de sus principales detractores en el PSOE, un aliado en su política respecto a Cataluña. El presidente del Gobierno ha correspondido con compromisos como la celebración del Consejo de Ministros en Alicante o con su promesa de destinar a la Comunidad Valenciana el diez por ciento de las inversiones regionalizables en los Presupuestos Generales del Estado.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!