Pedro Rodríguez: El Reino Desunido

Del oscuro ciclo político internacional en el que nos movemos, con diferencia lo más preocupante es el nivel de daño y perjuicio que están dispuestos a asumir todos aquellos ciudadanos que participan en este colectivo ajuste de cuentas. Movidos mayormente por su resentimiento contra el status quo y el establishment, mayorías suficientes de votantes en democracias occidentales no dudan en pegarse un tiro en el pie con tal de vengarse. Como decía aquella cínica consigna de los tiempos del servicio militar obligatorio: que se joda mi capitán que yo no como rancho.

La perspectiva de un «Brexit duro» para el otoño –es decir, una salida no pactada del gobierno de Londres de la Unión Europea– no sólo supone una grave amenaza económica para las islas británicas y sus vecinos. El divorcio por las bravas, con el que amenaza Boris Johnson para negociar otro acuerdo con Bruselas, también supone un riesgo real para la unión de las cuatro naciones que conforman el Reino Unido: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

De todos estos frentes, Escocia sería el más urgente y significativo. Ante un hard Brexit, el gobierno de Edimburgo insiste en un segundo referéndum de independencia Aunque el primer ministro Johnson diga que las consultas populares como la celebrada en 2014 (55% vs. 45%) son cosa de una sola generación, si el Partido Nacional Escocés gana una mayoría en las elecciones de 2021 quedará cuestionado el futuro de la unión de 1707 entre Inglaterra y Escocia.

Aquella unión parlamentaria en el siglo XVIII creó Gran Bretaña y su final tendría enormes consecuencias. Escocia representa un tercio del territorio del Reino Unido y 8 % de su población. Y además de alojar la fuerza de submarinos nucleares de la Royal Navy, es un elemento central de la identidad británica. Una identidad, que según Stig Abell, en su mejor encarnación supone una combinación de tolerancia (hasta cierto punto), humor, humildad, estoicismo, amor a los animales y diversidad. Aunque en su peor representación implique demasiado resentimiento, jerarquía, desigualdad, alcoholismo y una sobredosis de nacionalismo.

Pedro Rodríguez

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!