“Pedí que llamaran a mi esposa e hija para despedirme”

La entrada de Rafael Rubio Luján ‘Rafaelillo’ en la sala de prensa del Complejo Hospitalario de Navarra lo ha dicho todo. Tras saludar educadamente a los presentes se ha fundido en un intenso abrazo con el doctor Ángel Hidalgo, el jefe de la Enfermería de la Plaza de Toros de Pamplona. «Estoy aquí gracias a los ángeles de la guarda que son el doctor Hidalgo y todo su equipo», ha explicado el torero.

La cogida sufrida el pasado 14 de julio en la corrida de los Miura «marcará sin duda mi vida». Y no es para menos, porque la cogida fue muy dura y el parte médico no dejaba lugar a dudas: «neumotórax izquierdo que ocupa aproximadamente el 50% de la caja torácica izquierda. Neumotórax derecho que ocupa aproximadamente un tercio de la caja torácica derecha. Condensación parenquimatosa en el LII compatible con posible contusión pulmonar. También pequeño hemotórax derecho». Además, tenía «múltiples fracturas costales. En parrilla derecha el arco anterior de la 4ª costilla, acabalgada. Los arcos posteriores de la 7ª, 8ª, 9ª y 10ª costillas. Fisura de la 6ª costilla derecha. Fractura de la apófisis trasversa derecha de la 7ª vértebra. En la parrilla izquierda fractura de la 6ª, 7ª, 8ª, 9ª, 10ª, 11ª y 12ª. La 9ª con dos trazos de fractura, varias acabalgadas y fracturas de las trasversas derechas de L1 y L2».

Rafaelillo ha abrazado emocionado al doctor Hidalgo
Rafaelillo ha abrazado emocionado al doctor Hidalgo – Pablo Ojer

Y ‘Rafaelillo’ fue consciente de la gravedad de la cogida. «Sentí el pitón contra las tablas y pensé que me había reventado porque no podía respirar», ha explicado esta mañana el torero. De hecho, fue tal su convencimiento que «pedí que llamaran a mi esposa e hija antes de la anestesia para despedirme. Sentí que todo se acababa”, ha recordado emocionado. Por eso, ha asegurado que a partir de ahora celebrará dos cumpleaños cada año, el de su nacimiento y el del 14 de julio. El torero se ha mostrado tan agradecido a la labor de los médicos que ha asegurado que “a partir de ahora me sentiré mitad murciano mitad pamplonica».

Para el Pilar

No obstante, el torero tendrá que seguir su recuperación. Es más, aunque hoy ha recibido el alta del Complejo Hospitalario de Navarra, una ambulancia le trasladará hasta otro centro médico de Murcia. El doctor Ángel Hidalgo ha explicado que «no va al hospital por su gravedad, sino porque todavía hay que controlarle el dolor. Aún necesita una dosis importante de morfina porque es una lesión muy dolorosa».

El doctor Hidalgo, tal y como explicó a ABC, ha confirmado que la reaparición todavía tardará un tiempo, posiblemente hasta la Virgen del Pilar. «En el momento en que el dolor vaya cediendo, en dos o tres semanas, y que comience a hacer ejercicio, se irá recuperando».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!