«Pasarán meses antes de dar ese paso»

«La mitad del camino. Hacía un nuevo país», la ruta de actos que Podemos tenía planeada para vender los Presupuestos por toda España, se ha quedado en eso… En la mitad del camino. El secretario general de la formación morada, Pablo Iglesias, anunció ayer primarias en el partido para antes de navidad frente a la posibilidad de un adelanto electoral y ante la incapacidad de sacar adelante el pacto presupustario que firmó con el Gobierno.

Las palabras de este lunes del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, sobre anticipar los comicios, ratificadas luego por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, encendieron todas las alarmas en Princesa 2. Iglesias, por ello, celebró ayer un Consejo Cuidadano Estatal (CEE) donde dibujó su nueva estrategia política. El secretario general, además, se presentará a las elecciones internas para revalidar su candidatura y liderar la lista.

En Podemos consideran que es cuestión de tiempo que el Gobierno abandone la trinchera de La Moncloa y convoque a los españoles a las urnas. El principal objetivo de la formación, no obstante, siempre fue intentar aprobar las cuentas, pero vista la situación de «incertidumbre» consideran que no tiene sentido vender a los españoles un proyecto que puede no salir adelante.

Así, el anhelo de Iglesias de convertirse en el protector del Gobierno y de consagrarse como el padre de los presupuestos «más sociales de la historia» se deshizo como un azucarillo esta semana. Y vistas las orejas al lobo, no hay más remedio que prepararse para lo que vaya a venir. El secretario general pidió ayer a los dirigentes nacionales convocados en la reunión que fuesen «realistas» y que asumiesen que el pacto presupuestario está bloqueado.

La debilidad de Sánchez

Iglesias señaló insistentemente la «incapacidad del Gobierno y su falta de voluntad» para buscar los apoyos necesarios. Lo cierto es que pese a las dificultades técnicas que Podemos tuvo ayer en la retransmisión de la reunión del CEE, el mensaje que se envió al presidente del Gobierno se escuchó sin interferencias.

«No se puede gobernar por decreto», expresó el líder de Podemos. «No es real que un Gobierno con 84 diputados se sostenga mucho tiempo con decretos ley, con una Mesa del Congreso mandada por PP y Ciudadanos sin acuerdo para el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ)», continuó.

Sánchez recogió el dardo envenenado desde Cuba. «Le diré al señor Iglesias que se tome su tiempo, no me voy a meter en las decisiones internas de cada partido, pero pasarán meses y meses antes de que dé ese paso», replicó el jefe del Ejecutivo, que quiso dejar claro que los tiempos los marca el Gobierno y no Podemos.

Según explicó Iglesias en su discurso, el acuerdo presupuestario entre el Gobierno y Unidos Podemos no gustó a «las élites económicas» que van a trabajan para que Podemos no tenga gobiernos. Estas élites, dijo Iglesias, pueden aprovechar la brecha y «empujar al PSOE a vuelva a entenderse con Ciudadanos».

El bloqueo independentista

El bloqueo del acuerdo presupuestario, reprochó Iglesias, también es culpa de la negativa de los partidos independentistas a apoyarlo. En este contexto, el líder de Podemos dio por «rota» la mayoría parlamentaria que provocó la moción de censura y aseguró que esta situación de «máxima tensión» ha impedido el entendimiento para las cuentas.

En alusión a la jornada negra que vivió el Congreso el miércoles, Iglesias criticó que el estilo parlamentario del diputado de ERC, Gabriel Rufián, no es «sensato» para el momento y expresó que «muchos independentistas piensan lo mismo, aunque mantengan prietas las filas».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!