Parapanamericanos: el atletismo marca el rumbo de los argentinos

Brian Impellizzeri saltó al oro y hoy irá por otra medalla Crédito: Lima2019

El atletismo tendrá hoy su quinta y última jornada de premiación en los Juegos Parapanamericanos de Lima, que se extenderán hasta el domingo próximo. A estas alturas, superada ya la mediatriz de once días de competencias, es el deporte-insignia para la delegación argentina. Le reporta la mayor cantidad de medallas doradas, con ocho de las 13 conseguidas hasta anoche, cuando en las instalaciones del Estadio Atlético todavía convivían múltiples disciplinas en busca de más proezas.

Ayer, Yanina Martínez se colgó una dorada por segunda vez en Lima. A los 25 años, la rosarina que sufre de parálisis cerebral ya emuló su cosecha de Toronto 2015. En la categoría T36, y en espejo con lo sucedido en Canadá, fue la más rápida en los 100 metros, al marcar 14s54/100, y revivió la coronación del domingo pasado en los 200 metros. Para ella, que sumó además dos preseas plateadas en Guadalajara 2011, estos son los terceros Juegos Parapanamericanos.

El otro argentino que se subió a lo más alto del podio en el sexto día de acción es Brian Impellizzeri, a quien el el sorpresivo segundo puesto conseguido anteayer en los 100 metros pareció servirle de impulso para consagrarse campeón en salto en largo en la categoría T37/38. En su último intento, marcó 6,21 metros el atleta de 21 años y 1,97 de estatura. “Brian realiza pruebas de velocidad, pero no son su fuerte los 100; sí lo son el salto en largo y los 200 metros”, ya había alertado Martín Arroyo, que es su entrenador y también el de Martínez. Esta tarde será el turno de la prueba que le falta.

Impellizeri, que padece de hemiplejia izquierda, tiene menos rodaje y está viviendo sus primeros Parapanamericanos. “Otro de sus fuertes es la disciplina: se entrena con nueve sesiones semanales de lunes a viernes, y suma kinesiología y gimnasio a las horas de trabajo de pista”, lo describe Arroyo. Brian está enfocado en llegar alto en Tokio, tras su experiencia en Río de Janeiro 2016, cuando logró una plateada.

“Hice cinco años de parkour. Siempre me gustó mantenerme en movimiento y creo que eso me dio una buena base para saltar”, contó al canal DeporTV. Además, se probó en básquetbol y natación. “Pero lo que más me gusta es correr y saltar. Soy rápido”, aseguró. Su parálisis es de nacimiento, aunque no le afecta la movilidad, la fuerza ni lo cognitivo. Su madre, Gladys Núñez, sostiene que las marcas con las que termina cada competencia la llenan de orgullo y que son el mejor regalo que puede hacerle de regreso a casa.

Sus medallas doradas se unieron a las conseguidas en atletismo por Jorge Mandril (1500 metros, T20), Hernán Barreto (200, T35) y Alejandro Maldonado (5000, T54), el sábado; Alexis Chávez (400, T36), el domingo, y Hernán Urra (lanzamiento de bala), anteayer.

En otros tres deportes la Argentina logró el resto de las doradas que lleva acumuladas: en judo, Eduardo Gauto dominó la categoría hasta 66 kilos; en tenis de mesa, Gabriel Copola y Mauro Depérgola triunfaron en las clases 3 y 5 individuales, respectivamente, y en natación, Iñaki Basiloff y Sergio Zayas vencieron en las finales de 400 metros libre S7 y 100 espalda S11. En el medallero, que al cierre de esta edición tenía más de 60 preseas en total de la Argentina, la delegación marcha quinta, detrás de Brasil, Estados Unidos, México y Colombia.

El caso de Zayas es muy peculiar: es el único nadador no vidente en ganar doradas en tres realizacioens consecutivas de Juegos Parapanamericanos (Guadalajara 2011 y Toronto 2015). Nacido en Santa Fe e hincha de Colón, hace tres años se mudó a Buenos Aires para perfeccionarse en su deporte favorito. Los resultados van en línea con su esfuerzo.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!