Paolo Giordano y el vértigo por contar lo nunca visto, en el primer libro sobre el coronavirus

El italiano Paolo Giordano combina literatura y ciencia en un libro escrito en tiempo récord Crédito: Random House

En lo que dura un oto√Īo o una primavera, el Covid-19 fue capaz de generar cifras que no paran de modificarse . Es desde ese v√©rtigo que el italiano Paolo Giordano escribi√≥, en dos semanas, En tiempos de contagio (Salamandra), el primer libro sobre la pandemia que hoy se publica en formato e-book en el mercado hispanoparlante y que, a fin de mes, estar√° disponible tambi√©n en audiolibro.

“Detener el contagio”, “Detener de verdad el contagio”, “Nadie es una isla” son t√≠tulos de algunos de los cap√≠tulos de este diario, con tono confesional, que no revela nada muy lejano a lo que pudiera producir cualquiera que sintiera la necesidad de escribir desde una cuarentena. Pero, claro, la prosa es la de un escritor que tiene oficio, adem√°s de un plus inestimable en este caso: Giordano es licenciado en F√≠sica Te√≥rica . Por eso, el libro est√° analizado desde el ojo de la ciencia y contado con la forma de la literatura. Aunque hay que decir que no es lo m√°s alto de su obra, la fuerza aqu√≠ radica en la impronta de la trinchera. “Antes de escribir, las matem√°ticas eran mi estrategia para ahuyentar la angustia”.

Con media docena de t√≠tulos publicados y algunos premios importantes en su haber, el italiano, de 37 a√Īos, es matem√°tico. Son precisamente los n√ļmeros los que juegan su protagonismo a la hora de bajar a tierra los aspectos m√°s duros de la geograf√≠a del virus. “Antes de ser emergencias m√©dicas, las epidemias son emergencias matem√°ticas”, se lee, en relaci√≥n a lo exponencial, a las proyecciones de los casos. En uno de sus √ļltimos posteos en Instagram, el autor describi√≥: “La matem√°tica del contagio es simple. Tan simple como crucial. Ahora que hemos aprendido a lavarnos las manos adecuadamente, el segundo aspecto al que debemos dirigir el entrenamiento es, sorprendentemente, las matem√°ticas”.

Nacido en Tur√≠n (1982), la misma ciudad de su colega Alessandro Baricco -el autor de Seda y La esposa joven vaticin√≥ hace pocos d√≠as, desde su casa en Italia, que “pasaremos los pr√≥ximos 50 a√Īos as√≠, el planeta se est√° acabando”-, Paolo Giordano ten√≠a 26 a√Īos cuando public√≥ su primera novela, La soledad de los n√ļmeros primos , por la que recibi√≥ el Premio Strega 2008, entre otros, y fue traducido a m√°s de cuarenta idiomas. Le siguieron El cuerpo humano y Como de la familia , que vino a presentar a la Feria del Libro de Buenos Aires en 2016.

Puede parecer parad√≥jico que la primera historia sobre el coronavirus en publicarse venga del pa√≠s con mayor porcentaje de contagios. En relaci√≥n con esto, hay momentos que el texto se detiene sobre las conductas sociales. El cap√≠tulo “Desear lo mejor”, empieza as√≠: “Ayer fui a cenar con amigos. Es la √ļltima, me dije. En cuanto sobrepasemos los dos mil afectados empieza la cuarentena”. No bes√≥ a nadie. “Se quedaron perplejos. Por lo visto, la epidemia me ha afectado m√°s de la cuenta”. Seg√ļn Giordano, para el virus hay tres grupos: “los Susceptibles -los que todav√≠a pueden contagiar-, los Infectados -los ya contagiados- y los Removidos, quienes no pueden contagiarse porque murieron o se curaron”.

M√°s all√° de ocuparse de “la emergencia sanitaria m√°s importante de nuestra √©poca”, en esta bit√°cora tambi√©n aparecen narraciones sobre distintos momentos de la vida del escritor, que ya no es tal como se la conoc√≠a.

“¬ŅC√≥mo detener algo que crece cada vez m√°s r√°pido?”, se pregunta luego. Y lo grafica, simplemente as√≠: “Es como querer intentar arreglar una canilla sin cerrar la llave de paso. Primero, controlar que el agua no salpique a los ojos cuando se la arregla”. A esa etapa la llama Fuerza. Las siguientes fases de su teor√≠a tambi√©n tienen nombre: “Sacrificio” y “Paciencia”.

“Debemos resistir el tiempo que haga falta: la √ļnica vacuna disponible consiste en una forma bastante inc√≥moda de prudencia”, formula el narrador.

En tiempos de contagi o es el primer t√≠tulo en circular por un sello importante, pero no el √ļnico del que se habl√≥ hasta ahora. Hay tambi√©n un diario de los d√≠as en Wuhan (ciudad donde se origin√≥ el virus), de la escritora china Fang Fang, que fue es foco de inter√©s de distintas editoriales alrededor del mundo, aunque todav√≠a no vio la luz. Tambi√©n se sabe que hay trabajos que diferentes cient√≠ficos argentinos escriben contrareloj para futuros lanzamientos.

Imposible no asociar En tiempo de contagio a El amor en los tiempos del c√≥lera , casi una b√ļsqueda b√°sica de Google. Y aunque el libro de Giordano no es ficci√≥n ni hay una historia de un eros de pareja, s√≠ hay un cuestionamiento sobre el amor colectivo, lo solidario, el sentido de la especie. Este joven hombre de ciencia y letras confiesa que por estos d√≠as no consigue dejar de pensar en un salmo que dice as√≠: “Ens√©√Īanos de tal modo a contar nuestros d√≠as, que traigamos al coraz√≥n sabidur√≠a”. Y lo pasa en limpio: “Contar los d√≠as. Traer al coraz√≥n sabidur√≠a. No permitir que tanto sufrimiento sea en vano”.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!