Panamericanos. Las Guerreras de la arena pelearon hasta el final: medalla plateada en beach volley

Ana Gallay y Fernanda Pereyra cerraron su actuación con la medalla plateada en beach volley Crédito: AP

LIMA.- A las Guerreras de la Arena les faltó un cierre para repetir la gesta de Toronto 2015: Ana Gallay y Fernanda Pereyra perdieron la final ante Estados Unidos por 2-1 (14-21, 22-20 y 15-10) y se quedaron con la medalla plateada en el beach volley, en el Circuito de Playas de Costa Verde.

Cambi√≥ el armado de la dupla: en aquella ocasi√≥n en Canad√°, Gallay se hab√≠a consagrado con Georgina Klug, que se retir√≥. Ahora con Pereyra, de 27 a√Īos, no pudieron frente a las norteamericanas Karissa Cook y Jace Pardon, que se repusieron de un mal arranque y terminaron revirtiendo el match.

La cabeza de Gallay se hab√≠a activado r√°pido en el intento de defender lo m√°s alto del podio panamericano, aunque ahora con 33 a√Īos. “Estoy m√°s vieja, s√≠. Pero con respecto a la edad, √©ste es un deporte bastante longevo. Incluso, las que est√°n all√° arriba en el ranking son m√°s grandes que yo. Es una disciplina de mucha cabeza, de doce meses por doce meses. No te digo que estoy para cuatro a√Īos m√°s porque me gustar√≠a ser mam√°, pero me siento b√°rbara”, argumenta, y habla de lo f√≠sico: “No s√©, yo me siento cada vez mejor, pero puede ser debido a las ganas y la motivaci√≥n”.

Ana Gallay se esfuerza pero no llega Crédito: AP

Pereyra jug√≥ estos Panamericanos orgullosa de haber sido convocada por Ana, un v√≠nculo que se dio hace un poco m√°s de un a√Īo y medio, durante un Argentino de beach voley que se disput√≥ en Concepci√≥n del Uruguay. “Es re favorable que mi compa√Īera tenga tanta experiencia, eso me da tranquilidad. La f√≥rmula para ganar siempre fue el entrenamiento, pero por sobre todo estar calma de la cabeza, porque es un deporte muy psicol√≥gico. La confianza es clave”.

La conformaci√≥n de la dupla con Ana la llev√≥ a Pereyra a trasladarse desde su San Juan natal a Mar del Plata, para quedarse a vivir en la ciudad balnearia: “Primero ten√≠a que probarme. Pas√≥ sola una semana y ya empezamos a jugar juntas el circuito sudamericano. Pero fue un orgullo que Ana me haya convocado. Aparte, nunca hab√≠a jugado en arena, siempre en piso”.

Gallay habl√≥ sobre su compa√Īera: “Fernanda se adapt√≥ muy r√°pido, somos un equipo muy nuevo, con dos giras mundiales y el circuito sudamericano. Creo que nunca me entren√© m√°s duro. Ana es todo un personaje: pas√≥ gran parte de su infancia con una gomera en la mano, jugando con su hermano menor y sus amigos en Nogoy√°, su pueblo en Entre R√≠os. Siempre tuvo mucha punter√≠a, la misma para acertar ahora en los √°ngulos de las canchas del v√≥ley playa. En los √ļltimos seis a√Īos y junto con Klug populariz√≥ esta modalidad del v√≥ley con resultados hist√≥ricos para nuestro pa√≠s. Y ahora, a los 33 mantiene intacta esa pasi√≥n competitiva.

El desenlace

“¬°Vamos loco, vamooos!”, grit√≥ Gallay ante los puntos m√°s emotivos y luchados. Pero fuera de la cancha es tranquila, c√°lida, sencilla y sensible. Vivi√≥ ocho a√Īos en el campo, donde se entreten√≠a con una pelota de voley que le hab√≠an regalado. As√≠ empez√≥ este oficio de jugadas armadas y remates, que termin√≥ de fanatizarla cuando fue llamada al seleccionado entrerriano a los 13.

Durante cuatro a√Īos se entrenaba sola en su pueblo durante la semana y los fines de semana viajaba 120 kil√≥metros hasta Aldea Brasilera, otro pueblo. “Yo no pas√© hambre, como tantos chicos padecen hoy, pero es verdad que mi familia tuvo que hacer esfuerzos y me ayud√≥ mucho. Vend√≠ rifas y publicidad, para poder costearme los viajes”, cont√≥ alguna vez. Y cuando pudo, devolvi√≥ favores. “Cuando me recib√≠ de profe, di clases en Crucecita Octava, a 70 kil√≥metros de Nogoy√°. Iba en moto. En invierno sal√≠a a las 6.30, casi de noche, y me congelaba con el fr√≠o que hac√≠a en los caminos. Hasta me agarr√≥ hipotermia, pero lo hac√≠a feliz”.

Hace un tiempo se sum√≥ a Huella Weber, el programa social de Weber Saint Gobain que nuclea a buena parte de los deportistas ol√≠mpicos m√°s talentosos y, a la vez, comprometidos del pa√≠s. Primero eligi√≥ el Hospital San Blas de Nogoy√°, luego se afianz√≥ con un proyecto en el comedor Dulces Sonrisas de Mar del Plata, donde est√° radicada para poder entrenarse mejor, y en 2019 arranc√≥ un nuevo en el merendero Valeria en el barrio Nuevo Golf. “All√≠ aportamos nuestro granito de arena. Y para los chicos ser√° muy importante, para que puedan vivir un poco mejor”, resalta ella, que estuvo muy cerca de cumplir con aquel diagn√≥stico en forma del juramento tras el debut ante Guatemala: “Por supuesto que se puede defender la medalla de oro”.

Karisa Cook y Jace Pardon celebran la medalla dorada tras vencer a las argentinas
Karisa Cook y Jace Pardon celebran la medalla dorada tras vencer a las argentinas Crédito: AP

El gran dilema para Gallay sigue siendo compatibilizar sus deseos de madre con su carrera en el beach voley: “Estoy casada desde hace 17 a√Īos y siempre lo hablamos con Eduardo, mi marido. La realidad es que se me hace dif√≠cil dejar el deporte. Somos argentinos y sabemos que si sos pap√° o mam√°, y m√°s si sos mam√°, es como ponerle punto final a tu carrera. Porque si nos cuesta as√≠ como estamos econ√≥micamente, con un apoyo que baj√≥ demasiado, imaginate siendo mam√°. La estadounidense Kerri Walsh fue mam√° y volvi√≥ pero las ves en el circuito que llegan los maridos con los hijos y una ni√Īera. ¬ŅComo banc√°s eso si no nos podemos bancar nosotras ahora?”, analiz√≥.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!