Panamericanos: La Garra del handball avanzó a la final y busca la utopía de ganarle a Brasil

Rocío Campigli dispara al arco; Argentina volcó toda la autoridad en la cancha Crédito: Lima 2019

LIMA.- Llegaron adonde ten√≠an que llegar. Ya cumplieron con la meta l√≥gica y con cierta comodidad, m√°s all√° de algunos sofocones en el segundo tiempo: las chicas del handball accedieron a la final de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 al derrotar a Cuba por 31 a 21 y se aseguraron la medalla de plata. Los abrazos bien fuertes entre camisetas transpiradas y la gran foto grupal resultaron la antesala del partido m√°s esperado para “La Garra”.

Se hab√≠a mencionado tras la primera fecha que este equipo nacional abraza un objetivo deportivo y, a continuaci√≥n, un sue√Īo. La meta deportiva era sortear el filtro de Cuba en la previsible semifinal, que se super√≥ con creces. Las caribe√Īas eran la gran medida, aquellas mismas que en Toronto 2015 hab√≠an provocado un enorme dolor de cabeza en la misma instancia, y que obligaron a aferrarse a los n√ļmeros tras una ayuda imprevista de Uruguay.

Enfrentarse a Brasil representa un clásico en todos los deportes y también para nosotras. Cuando ellas ven debilidad, lo aprovechan, así que habrá que jugar cada segundo pelota por pelota

Marisol Carrat√ļ

Ahora, ya con Cuba atr√°s, aparece el sue√Īo, que se corporiza con el encuentro ante Brasil en la final y contar con la chance de llegar a Tokio 2020, ya que s√≥lo se clasifica un equipo a los Juegos Ol√≠mpicos. Hoy, un triunfo sobre Brasil ser√≠a -probablemente- el mayor batacazo de Argentina en los deportes de conjunto en estos Panamericanos. Las verdeamarelhas son las grandes dominadoras de la regi√≥n y mantienen la base del t√≠tulo mundial conseguido en diciembre de 2013 en el Mundial de Serbia. Varias de aquel andamiaje contin√ļan, m√°s all√° del paso de los a√Īos.

La llegada de Daddy Gallardo, aquel que hizo historia con los Gladiadores al participar en dos Juegos Olímpicos consecutivos, promovió un gran lavado de cara para este conjunto femenino, que necesitaba escalar a otro nivel después del ciclo bien llevado de Eduardo Peruchena. El aspecto físico aparecía como el gran déficit de la etapa anterior y empezó modificarse con el arribo de Priscilla Alvarez, una preparadora física que viene del rugby y que le dio al plantel un carácter de mayor contacto y de más agresividad en el cuerpo a cuerpo, en un deporte tan fragoroso como es el handball.

Manuela Pizzo y uno de los tantos de Argentina, que ya espera a Brasil Crédito: Prensa Lima 2019

A partir de esa mejora f√≠sica deber√≠a reducir un poco las diferencias con Brasil en su juego posicional. Y en caso de minimizar las p√©rdidas y errores en ataque, Argentina podr√≠a hacer un partido “largo” como ya lo ha conseguido en otras oportunidades. Ese es el pensamiento de todos. “Es clave no perder pelotas ni tampoco facilitarles los contragolpes, porque es el tipo de juego que a ellas les gusta. Tenemos que jugar 10 puntos para poder ganarles”, afirma Victoria Crivelli.

Hay dos antecedentes positivos: el empate en Vi√Īa del Mar en los Juegos Sudamericanos de 2014 -las chicas ganaban por seis y despu√©s no tuvieron cierre- y la final de Toronto 2015, con los dos equipos ya clasificados para R√≠o, donde Argentina concret√≥ un gran primer tiempo y despu√©s termin√≥ perdiendo por cinco tantos.

Brasil es superior, pero en una hipotética final, veremos cómo estarán ellas y nuestras jugadoras. Es creer que no es imposible

Daddy Gallardo (DT)

Las previsiones indican que Argentina solo podría ganar uno de diez enfrentamientos ante Brasil en los enfrentamientos mano a mano. Entraría en la categoría de milagro. Pero este grupo no atiende la teoría ni la lógico: se sube a una ilusión pensando en el pasaje a Oriente.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!