Page y Núñez llegan a acuerdos en agua, empleo y financiación autonómica

No es la primera vez que un presidente de Castilla-La Mancha se reúne de manera pública con el líder de la oposición, pero siempre es de agradecer este tipo de encuentros. Y aún más después del espectáculo que el miércoles ofrecieron en el Congreso de los Diputados algunos de los parlamentarios que, en teoría, representan a los ciudadanos.

Ya en 2013 María Dolores de Cospedal, siendo presidenta regional, recibió en el Palacio de Fuensalida a Emiliano García-Page, cuando era secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha para trabajar en la Ley de Presupuestos del 2014. Algo que también hizo el líder socialista nada más llegar al Gobierno en 2015. Pero, la reunión de este jueves entre García-Page y el presidente del PP castellano-manchego, Paco Núñez, «puede ser el inicio de una gran amistad», como Rick le dice al Capitán Renault mientras se alejan entre la bruma del aeropuerto en el final de la película Casablanca, o tal vez no.

El encuentro de este jueves ha servido para poner encima de la mesa las cosas en las que ambos mandatarios están de acuerdo y en cuáles no. De la reunión salieron, en primer lugar, tres importantes acuerdos sobre financiación autonómica, empleo y especialmente sobre agua, como novedad.

Eso sí, algo en lo que no se pusieron de acuerdo es en aclarar cuál es el origen de dicha reunión, ya que cada una de las partes quiere apuntarse el tanto. Así, mientras Paco Núñez dijo que fue él en las primarias de su partido el que manifestó su deseo de mantener una reunión con García-Page, el portavoz del Gobierno autonómico, Nacho Hernando, afirmó que, «sin lugar a dudas», el encuentro sale de la petición del presidente de Castilla-La Mancha de reunirse con todas los grupos tras el Debate del Estado de la Región.

Sobre los tres acuerdos alcanzados, el presidente del PP destacó que «pueden ser positivos para el futuro». Paco Núñez, acompañado por cinco de los componentes más importantes de su equipo directivo -la secretaria general Carolina Agudo, Claudia Alonso, Francisco Cañizares, Lola Merino y Lorenzo Robisco-, manifestó que en su partido tienen claro que «Castilla-La Mancha es lo primero. El desarrollo de nuestra tierra está por delante de cualquier otro interés».

Nacho Hernando también celebró los acuerdos, pero mostró su deseo de que abra las puertas a otros de aquí en adelante. Para desarrollar dichos pactos no se han fijado plazos, pero el portavoz del Gobierno aseguró que «habrá que constituirlos de la manera más urgente posible porque a la legislatura le quedan las semanas que le quedan».

Tres acuerdos «positivos»

El primero de los pactos a los que han llegado Gobierno y oposición se refiere al agua, para lo cual se creará una mesa de trabajo. Paco Núñez expresó la necesidad de una «postura común en defensa de los intereses hídricos de Castilla-La Mancha». «Tenemos que ser capaces de llegar a un acuerdo en materia de agua y no usarla como arma arrojadiza», señaló el líder popular, un mensaje del que se alegró Hernando «después de tantos años de desacuerdo sobre este tema».

El segundo de los acuerdos es sobre financiación autonómica, con una posición común para reclamar más dinero para Castilla-La Mancha. «Necesitamos de la mayor capacidad de financiación para que el Gobierno y los ayuntamientos tengan dinero suficiente para prestar servicios públicos a sus ciudadanos», afirmó el presidente regional del PP.

Y, por último, el tercero de los pactos se refiere al empleo, «algo básico y vital para asegurar el trabajo estable en el futuro», manifestó Paco Núñez, quien puso como ejemplo, en este sentido, el Corredor del Henares, La Sagra, la Mesa de Ocaña y Talavera de la Reina. Pero también hizo un llamamiento para aprovechar las posibilidades del campo y del sector agroalimentario para luchar contra la despoblación.

Sin embargo, el presidente del PP en Castilla-La Mancha le mostró a García-Page su «preocupación» por temas vitales como la sanidad y la educación. «En materia sanitaria hay un déficit de calidad importante. La gestión de recursos sanitarios es muy deficiente». En términos parecidos se refirió Paco Núñez a la política educativa autonómica, con la reforma de la educación que plantea el Gobierno de España, algo que achacó a la influencia de Podemos en ambas administraciones.

«Gobernar con Podemos es un error y un problema», afirmó Paco Núñez, a los que culpó, junto con los separatistas, populistas y filoetarras, de los momentos de «crispación» y «espectáculo» que vive ahora la política. Por eso, le pidió a García-Page que no pacte con los que quieren «torpedear el futuro de España».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!