pacta con ellos en medio centenar de ayuntamientos

No hubo sorpresa y tampoco la habrá esta tarde si Manuel Valls, como se prevé, acaba apoyando a Ada Colau como alcaldesa de Barcelona para los próximos cuatro años. Las bases de los comunes no fallaron a su líder y avalaron con el 71,43%de los votos la opción que ella misma defendía para seguir al frente el Ayuntamiento, la que pasa por un pacto con el PSC y además el apoyo en la investidura por parte de los ediles liderados por Valls.

Los resultados de la votación interna de Barcelona en Comú (BComú) constataron que el 28,57% de los participantes estaba a favor del pacto con Ernest Maragall para que él –ganador en las elecciones con 4.000 votos más que los comunes– fuera el próximo alcalde. La dirección se mostró aliviada con la decisión de las bases y la participación, del 40,42%del censo en las 29 horas que duró. El margen de la victoria, sin embargo, no es quizás el deseado: amiga de la equidistancia en cuestiones de «procés», Colau tendrá que lidiar cuatro años de la mano del PSC y con ERC, como gran fuerza opositora, despechada y sabiendo que la radiografía de sus bases deja claro que tres de cada siete afines preferían el republicanismo a las formaciones autonomistas.

Mano tendida a ERC

La alcaldesa en funciones, visiblemente emocionada, defendió una vez más que su prioridad durante el periodo de negociaciones había sido la de intentar «hasta el último momento» un tripartito de izquierdas y progresista con PSC y ERC por su coincidencia programática. Quizás por eso, a pesar del resultado, se mostró convencida de que «nos podemos entender y nos tenemos que entender» con los republicanos.

Sobre los apoyos para conseguir con éxito la investidura, Colau insistió en que a partir del lunes hablará con el PSC, la formación liderada por Jaume Collboni, sobre su acuerdo de gobierno. También se refirió al apoyo necesario de la candidatura de Manuel Valls –requiere al menos tres de los seis ediles que consiguió el 26-M– y especificó que «no he hablado con él en ningún momento» y que «no va a condicionar nuestras políticas». Fuentes próximas a Valls explicaron esta semana a ABC que hasta este sábado por la mañana no se concretará si ceden tres o más votos.

Los comunes desvelaron los resultados de la votación interna a menos de 24 horas para la constitución del Ayuntamiento, prevista para hoy a las 17 horas. A la cita institucional llegarán como posibles candidatos a la alcaldía la propia Colau pero también Maragall, que mantiene su candidatura y que incluso ayer, a la desesperada, llegó a ofrecer a BComú un mandato repartido, con dos años de alcaldía para cada uno de ellos. Demasiado tarde. Las súplicas de última hora del líder republicano, de hecho, no consiguieron más que indignar a la coordinadora de BComú, que lo vio como una gesticulación excesiva.

Por su parte, Collboni, que gobernará a medias con Colau, prometió un Ayuntamiento no supeditado al independentismo.

Tarragona y Lérida, ERC

Al margen de Barcelona, el otro punto de interés en el mapa municipal catalán es la ciudad de Badalona. Allí, si a última hora no cuaja un acuerdo entre la amalgama de Guanyem Badalona –ERC, comuns y la CUP– con el PSC, Xavier García Albiol (PP)recuperará la alcaldía. Ganador de largo en los pasados comicios (37% de sufragios, once ediles), Albiol recupera para el PP su único gran municipio ante la negativa del alcaldable del PSC Álex Pastor (seis ediles) a dar apoyo a la candidata de Guanyem, Dolors Sabater (siete).

En el resto de Cataluña, el mosaico de pactos es variado. El veto del PSC a pactar con el independentismo en Barcelona por ejemplo no se ha extendido a un centenar de poblaciones. Los socialistas han dado libertad a sus munícipes para negociar. Por su parte, los comunes otorgarán las alcaldías de Tarragona y Lérida a ERC, mientras que JpC solo podrá retener Gerona.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *