Pachi Vázquez estudia una nueva marca para mayo con «ex» del PSdeG

«Con toda probabilidad», será a finales de semana cuando Pachi Vázquez dé a conocer si lanza su nuevo proyecto político, diseñado para las próximas elecciones municipales de mayo. El propio Vázquez lo confirmó ayer en una entrevista en la Radio Galega. Después de romper el carnet del PSdeG el pasado mes de diciembre —partido que llegó a liderar entre 2009 y 2013—, ahora baraja la creación de una marca dispuesta a dar cobijo a los cargos que siguieron sus pasos, y que también abandonaron la organización descontentos con el rumbo que le imprimen Pedro Sánchez desde Madrid y Gonzalo Caballero desde Santiago.

El proyecto de Vázquez, sin embargo, no renuncia a ensanchar sus bases. «No es solo a una propuesta con gente disgustada con el propio partido sino que estamos teniendo llamadas y algunas conversaciones con mucha más gente que quiere participar en política», explicó. Ya en el momento de su adiós, el exconselleiro en el gobierno de Emilio Pérez Touriño dejó entrever que su salida del PSdeG no implicaba una despedida final de la política: «Si alguien me quiere buscar, me encontrará de la raya del medio hacia la izquierda», escribió entonces. Un mensaje aquel, lanzado en Twitter, que guardaba doble sentido: además de su continuidad en la vida pública, sus palabras silenciaron los rumores que le situaban en la órbita de Ciudadanos.

De formalizarse el partido, se espera que se vayan incorporando algunos integrantes del «pachismo» que hasta hace no mucho ocupaban cargos dentro del PSdeG en Orense. Entre ellos, el exportavoz socialista en la Diputación, Francisco Fraga, o miembros de las agrupaciones locales en Piñor, Maceda —donde el partido fichó a un exalcalde del BNG en detrimento de su portavoz, Ana María Rodríguez— u O Carballiño —la villa natal de Vázquez, donde recientemente ha dimitido el portavoz del gobierno, Adolfo Nogueira.

En su entrevista en la radio pública, Vázquez reconoció la existencia de «mucha gente» con ganas de disputar «esa dictadura orgánica» de los grandes partidos, a quienes afeó su capacidad de sacrificar incluso a las personas con «más proyección». Aprovechándose de esa circunstancia, su planteamiento pasa por configurar una alternativa que mezcle la «experiencia» con la «ilusión»de las personas que se plantean dar el salto a la política.

La teoría sobre Baltar

En las filas socialistas, las declaraciones públicas contra su antiguo referente han ido ganando en acritud. Ayer, el secretario provincial del partido, Rafael Rodríguez Villarino, le acusó de intentar formar una partido cuyo «único propósito» es «desgastar al PSOE». Es más, Villarino —que fue su rival en las primarias provinciales del PSdeG— deslizó la posibilidad de que detrás de la operación esté un pacto entre Vázquez y Manuel Baltar para que el actual presidente de la Diputación, del PP, «se mantenga en el sillón». Además, el socialista hizo chanza con la «base ideológica» del nuevo proyecto del carballinés y «esos valores que van a mudar el mundo».

En la misma línea que Villarino, el actual líder del PSdeG, Gonzalo Caballero, calificó sus planes como una operación de tinte personal de esas que «preocupan muy poco a la gente». Por el contrario, Caballero sí se erigió en intérprete de las inquietudes de la ciudadanía, principalmente, acerca de si en abril saldrá de las generales un gobierno de «progreso» u otro de «ultraderecha»

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!