Ordenan a fiscales cerrar la puerta giratoria que beneficia a los motochorros

El procurador Casal instruyó a los fiscales para que se opongan a la suspensión de juicios a prueba en casos de motochorros

En las √ļltimas semanas algunos fallos judiciales causaron inquietud social y malestar en el Gobierno. La llamada puerta giratoria qued√≥ expuesta por los beneficios obtenidos por delincuentes con reiteradas denuncias en su contra, como el caso del motochorro liberado con una probation que incluy√≥ el pago de $700 como forma de indemnizaci√≥n moral a la v√≠ctima y con la situaci√≥n del ladr√≥n motorizado que atac√≥ nueve veces en pocas horas sin pasar m√°s de un d√≠a detenido. Las autoridades est√°n preocupadas por la liviandad con que se otorgan las excarcelaciones y consideran que poco ayudan esas sentencias en el objetivo de bajar los √≠ndices de delitos, al quedar los responsables de un robo inmediatamente en la calle. Y el Procurador General de la Naci√≥n, Eduardo Casal, decidi√≥ ordenar a los fiscales que cierren esa posibilidad y se opongan a la suspensi√≥n de juicios a pruebas en casos de motochorros.

El procurador Casal emiti√≥ una resoluci√≥n en la que se instruye a los fiscales para evitar las excarcelaciones mediante probation en casos de robos violentos o reiterados. Se trata de una clara se√Īal para establecer el especial nivel de peligrosidad que alcanzan hoy los delitos en la modalidad de motochorros.

“Los fiscales deben prestar especial atenci√≥n a todas las pautas se√Īaladas precedentemente a la hora de emitir opini√≥n en punto a su concesi√≥n (de la suspensi√≥n del juicio a prueba) respecto de ciertas formas de criminalidad que al poner en riesgo bienes jur√≠dicos esenciales, afectan seriamente la confianza del p√ļblico en las institutciones del Estado, en especial cuando se trata de fen√≥menos que exponen una tendencia a la repetici√≥n mec√°nica del delito en per√≠odos relativamente cortos, lo que permite distinguirlos de la simple delincuencia ocasional”, se√Īal√≥ Casal en su resoluci√≥n.

Y agreg√≥: “Tal es la situaci√≥n que actualmente se presenta con los arrebatos cometidos con violencia en zona poblada que involucran peligro para la integridad f√≠sica de las v√≠ctimas, en especial cuando se emplean de manera concertada veh√≠culos que incrementan esos riesgos al tiempo que dificultan la prevenci√≥n y, m√°s a√ļn, la captura de sus autores con la expectativa de impunidad que favorece la reiterancia”. Los fiscales deber√°n entonces apelar en todas las instancias posibles en caso de ser otorgada una suspensi√≥n de juicio a prueba a un motochorro.

El procurado Casal citó en su escrito a las estadísticas criminales elaboradas por el mapa del delito de la Ciudad de Buenos Aires. Y esos datos apuntalan el temor colectivo que las autoridades políticas y judiciales intentan disminuir: en 2018 se denunciaron 11.166 denuncias por ataques de motochorros, con un aumento del 3% con relación a 2017.

Los vecinos sufren cada día más de de 30 ataques de motochorros. Aquellos que son detenidos, quedan en libertad en menos de 48 horas. Y en mucho casos, vuelven a ser atrapados. Para salir nuevamente en libertad. La orden del Procurador General de la Nación buscan cerrar esa puerta giratoria.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!