Once heridos en el quinto encierro de San Sebastián de los Reyes

El quinto encierro de San Sebastián de los Reyes, con dos minutos y 55 segundos de duración, ha dejado once heridos leves, de los que nueve ya han sido dados de alta y otros dos han sido trasladados al Hospital Infanta Sofía, uno con una contusión en la rodilla y otro en las costillas. Ambos recibirán atención en el hospital, además de sendas exploraciones radiológicas, según ha informado a Efe el jefe de Protección Civil, Pedro Martínez.

En esta carrera, con alrededor de 2.000 participantes, todas las heridas han sido provocadas por caídas y abrasiones, sin que se haya producido ninguna lesión por asta de toro. Las reses, de la ganadería Hermanos García Jiménez, han entrado muy separadas en la plaza de toros tras un minuto y 58 segundos de carrera, aunque los tres animales que han accedido más retrasados han tardado algo más de un minuto en pasar a toriles, reconducidos por unos bueyes que han tenido que volver a salir al foso.

El jefe de Protección Civil ha añadido, por otro lado, que ya han sido dados de alta los dos heridos que sufrieron las heridas más graves en el encierro de ayer -por traumatismo facial y dolor torácico, respectivamente- y que tuvieron que ser trasladados al hospital.

«Carreras espectaculares»

Por su parte, el director del encierro, Eduardo Flores, ha apuntado que la carrera de hoy «ha sido la más templada», pese a que la manada se ha partido en dos grupos, con un primer conjunto de tres reses ampliamente separado de las tres restantes. Ello se debe, en parte, a que los animales no se habían juntado hasta esta mañana, según ha argumentado Flores.

No obstante, el director del encierro subraya que los bueyes han conducido muy bien a los animales, tirando del grupo y realizando una entrada «muy buena y con mucho ritmo» a la calle Postas; lo que ha permitido que los corredores hicieran tramos de carrera muy largos.

En Estafeta, una de las vías con mayor afluencia, ha habido carreras «espectaculares», porque los participantes más experimentados han podido correr delante del primer grupo de toros y, tras varios segundos, enfrentarse a la segunda tanda, teniendo la oportunidad de «vivir dos encierros en uno».

La entrada a la plaza ha sido, pese a esa disgregación de los animales, «muy buena y limpia», aunque el hecho de que los tres últimos toros se hayan quedado «muy atrás» ha obligado a sacar a un grupo de bueyes para que recondujeran a los animales hasta los toriles.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!