Ona Carbonell se salta el protocolo

La nadadora catalana Ona Carbonell, recién llegada de los mundiales de Corea del Sur, era recibida por los Reyes en el Palacio de la Zarzuela. No sé si sería la primera vez que acudía a una recepción con un protocolo tan marcado porque seguro que había coincidido con los monarcas en alguna competición. Lo digo por su reacción.

Primero ha estado unos minutos sola ante más de un centenar de fotógrafos cuyos disparos de las cámaras ofrecían una atmósfera más propia de un fusilamiento que de una recepción cordial. La pobre entre el tiroteo y los nervios del momento no sabía donde colocar las manos. Acto seguido entraron los Reyes, y cuando Don Felipe se acercó para darle la mano, ella le ha dado dos besos. Algo que los más puristas han considerado un error gravisimo de protocolo. Por favor, no creo que a los Reyes les haya importado ni hay que fusilarla al amanecer. De hecho la Reina ha respondido igual, besándola para no dejarla en evidencia. Y luego ha estado muy cariñosa y atenta con ella, al verla superada por el momento.

Las sirenas se mueven como pez en el agua, pero solo en las de la piscina. Pero quedémonos con lo importante y son las 23 medallas que atesora en su palmarés esta joven catalana de 29 años. Además de elegante y disciplinada tanto fuera como dentro de la piscina. Pero ahora anti protocolaria por besar al Rey. Que levante la mano la que no lo haría si lo tuviera delante, no solo por lo que significa, sino por lo atractivo que es. Primemos el fondo no las formas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!