Ola de destituciones en los banquillos de Segunda B

La jornada del pasado fin de semana en Segunda división B, la 26 en los cuatro grupos, ha tenido consecuencias para cuatro técnicos, que han sido destituidos de sus cargos por los malos resultados de sus equipos. Tras el despido de Andrés Palop en la UD Ibiza y de Miguel Grau en el Valencia Mestalla, este miércoles han abandonado el banquillo Vicente Mir en el Alcoyano y Manolo Herrero en el Real Murcia. Ya son 35 los cambios de entrenadores registrados a lo largo de esta temporada.

Horas después de que el Alcoyano anunciara un acuerdo para la rescisión del contrato que vinculaba a Vicente Mir con la entidad hasta el 30 de junio de 2020, el Real Murcia ha comunicado que Manolo Herrero ha dejado de ser su entrenador, una decisión que llega solo una una semana después de que el consejo de administración de la entidad ratificara al andaluz en el cargo. Dos despidos después de la jornada 26 de Segunda B que se unen a los de Andrés Palop y Miguel Grau.

Tras la marcha de Vicente Mir, su ayudante, Mario Fuentes, ha pasado a ser técnico interino del Alcoyano y estará en el banquillo este domingo ante el Cornellá en El Collao. Los malos resultados han sido la causa principal para que ambas partes hayan decidido poner fin a la relación y ahora el club busca nuevo técnico El detonante de la situación que le ha costado el puesto a Vicente Mir fue la derrota del pasado domingo en Teruel (4-1), que ha dejado al Alcoyano en puestos de promoción de descenso.

El técnico valenciano llegó el pasado verano con el aval de haber entrenado a equipos como Elche, Hércules y Murcia, además de a los filiales del Elche y el Valencia, con el propósito de liderar un ambicioso proyecto a dos años con el ascenso a Segunda División como objetivo.

Vicente Mir deja en el puesto 16 del Grupo III de Segunda B al Alcoyano, que suma 29 puntos, uno más que el equipo que marca la zona de descenso directo a Tercera división,

El Murcia, fuera del playoff de ascenso

Manuel Herrero, que recaló en el Real Murcia el pasado verano tras haber dirigido al Melilla, no ha logrado cumplir el objetivo de tener al equipo metido de lleno en la pelea por el ascenso a LaLiga 123 y se marcha dejándolo en el noveno puesto con 36 puntos sumados en 26 jornadas y con un bagaje de ocho victorias, 12 empates y seis derrotas. El equipo, que está a 12 puntos del quinto clasificado y a 20 del líder, que es el Fútbol Club Cartagena, tan sólo ha logrado tres puntos en las seis últimas jornadas, en las que la racha de tres empates y tres derrotas, la última de ellas por 2-1 en el campo del San Fernando, ha propiciado el final de Herrero en el banquillo de Nueva Condomina.

La inestabilidad económica, que ha propiciado que la plantilla estuviera varios meses sin cobrar, y la marcha de un buen número de jugadores en el mercado de invierno, entre ellos el delantero Dani Aquino, que era el jugador más importante del grupo, han jugado claramente en contra de Herrero. Esta marcha lleva aparejada también la del que venía siendo segundo entrenador, Andrés Marín.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!