Odebrecht: la Procelac denunció a Corcho Rodríguez por lavado

La entidad vinculó al empresario con US$1,4 millones del gigante brasileño que supuestamente se destinaron a coimas Fuente: Archivo

La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) denunció al empresario Jorge “Corcho” Rodríguez por presuntas maniobras de lavado destinadas a ocultar el origen de dinero que recibió de Odebrecht por canalizar sobornos a los entonces funcionarios del Ministerio de Planificación Federal, según surge de la presentación y anexos probatorios cuyas copias obtuvo LA NACION.

Los titulares de la Procelac, Mario Villar y Laura Roteta, concluyeron que existen evidencias suficientes para sospechar que Corcho Rodríguez y su hijo, a través de Helicopter Corporation SA, “ingresaron al país la suma aproximada de US$1.415.000 mediante la simulación de un préstamo otorgado a esta empresa por la offshore Latin Financial LP”, pero que en realidad provienen de Odebrecht, que ya reconoció en Brasil y los Estados Unidos que coimeó a argentinos por “al menos” US$35 millones.

Al igual que la sociedad uruguaya Sabrimol Trading, según detectó el área técnica de la Procelac, los dueños visibles de Latin Financial LP serían los uruguayos Martín Molinolo Menafra y Carlos Dentone Loinaz, pero ambos serían solo la fachada para ocultar que Corcho Rodríguez es su verdadero dueño, como reveló LA NACION a mediados de 2018.

Latin Financial LP y Sabrimol Trading, remarcó la Procelac -la unidad especializada contra el lavado y otros delitos de cuello blanco de la Procuración General-, “han recibido desde 2012 y 2013 sumas millonarias provenientes de la offshore Innovation Research Engineering and Development LTD, sociedad utilizada por la firma Odebrecht para el pago de los sobornos comprometidos” en la construcción de la planta potabilizadora de Paraná de las Palmas para AySA.

Consultado por LA NACION, Rodríguez rechazó las acusaciones de la Procelac: “De operación ‘simulada’ aquello no tuvo nada. Fue un préstamo de la firma Latin Financial, que es de Dentone y Molinolo, no mía, y el dinero no pasó por mis manos, sino que fue directo a Helicopter Corporation para adquirir un helicóptero. Y tengo la documentación respaldatoria para demostrarlo, de punta a punta, que pongo a disposición de quien sea”.

La Procelac, no obstante, no solo radicó la denuncia, sino que solicitó a la Justicia “que evalúe disponer, con premura, el embargo preventivo con fines de decomiso de las aeronaves matrículas LV-FWX y LV-FGK, propiedad de Helicopter Corporation”, para de ese modo garantizar “el cumplimiento de una eventual pena pecuniaria, la indemnización civil derivada del delito y las costas y gastos del proceso” investigativo.

La denuncia -que quedó en manos del ahora cuestionado juez federal Luis Rodríguez- se basó en el análisis de la documentación que remitió a la Procelac el fiscal federal Federico Delgado, quien investiga el pago de coimas por parte del consorcio que Odebrecht integró con Benito Roggio e Hijos, Supercemento y Cartellone.

Esos sobornos, según admitieron en Brasil exejecutivos de Odebrecht devenidos “delatores premiados”, le permitieron al consorcio quedarse con una obra que acumularía un sobreprecio de $300 millones y habría causado un perjuicio a las arcas públicas por $573,4 millones, según estimó el juez federal Sebastián Casanello al procesar a los dueños y ejecutivos de las empresas, y a los entonces directivos de AySA.

En la misma línea, la Oficina Anticorrupción (OA) consideró que al menos entre octubre de 2011 y septiembre de 2014, Corcho Rodríguez habría actuado como intermediario en el pago de sobornos a través de Sabrimol Trading, de cuya cuenta en el Banco Itaú de Montevideo fluyeron US$10,2 millones y 684.283,50 euros.

Todo ese dinero que pasó a través de la cuenta bancaria de Sabrimol Trading, a su vez, provino de cinco sociedades offshore que Odebrecht admitió que había usado para pagar coimas en varios países de América Latina: Klienfedld Services Ltd., Trident Inter Trading Ltda., Select Engineering Consulting and Services Inc., Magna International Corp. y, por último, Innovation Research Engineering Development Ltd. Es decir, la sociedad que también giró US$1.415.000 a la firma Latin Financial LP, que la Procelac sospecha que encubre maniobras de lavado.

Para Rodríguez, no obstante, “todo nace de un error: ni la sociedad Sabrimol Trading ni Latin Financial son mías. Son de los señores Dentone y Molinolo, y así lo declaré cuando me citó la Justicia, donde ya se probó que las supuestas firmas con las que quisieron adjudicarme Sabrimol son falsas. Si hasta la cuenta bancaria de Sabrimol era de manejo conjunto entre Molinolo y Rodney Rodrigues de Carvalho, no conmigo”, remarcó, en alusión al entonces número uno de Odebrecht en la Argentina.

Pero para la Procelac Rodríguez sí sería el dueño en las sombras de ambas sociedades, por las que se canalizó dinero negro de Odebrecht: “Se recabó información que daría cuenta de que Latin Financial LP habría recibido, entre el 25 de febrero de 2013 y el 10 de marzo de 2014, veinte transferencias por un total de US$5.450.000 desde la cuenta 244006, perteneciente a Innovation Research Engineering and Development Ltd., en el Meinl Bank, mientras que se registraron siete transferencias a Sabrimol Trading, por un total de US$1.073.180 y 464.237,50 euros”.

¿Cuál es el Meinl Bank? El banco que Odebrecht compró en Antigua y Barbuda para operar desde el Caribe sin ningún control antilavado ni preguntas incómodas sobre el origen y destino del dinero para pagar sobornos, según confirmaron exejecutivos de la empresa a la Justicia brasileña.

Los testimonios de esos y otros “arrepentidos” que cuentan con información sobre las “propinas” que Odebrecht y sus empresas consorcistas pagaron a exfuncionarios argentinos -al igual que las evidencias que las sostienen- duermen en Brasil, a disposición de la Justicia argentina, desde el 1 de junio de 2017.

Pero para el fiscal Delgado ahora “el panorama es un poco más claro -según estimó en un escrito que presentó al juez Casanello-, debido a precisas comunicaciones oficiales que se recibieron del país vecino”.

Por ese motivo, estimó que “es necesario recibir declaración indagatoria a quienes representaron la voluntad de Odebrecht en los hechos” y no encuadran como “delatores” en Brasil. Entre ellos, Mauricio Couri Ribeiro y Rodney Rodrigues de Carvalho.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!