Obligan a un luchador a cortarse las rastas para competir

Las imágenes han dado la vuelta al mundo. En una competición escolar de lucha grecorromana, el árbitro obligó a uno de los participantes, Andrew Johnson, a cortarse las rastas para poder participar.

Johnson, que accedió al corte de pelo, se acabó llevando la victoria ante su contrincante. A pesar de ello, el joven luchador acabó visiblemente afectado y, con lágrimas en su rostro, se marchó cabizbajo entre los ánimos de sus compañeros.

La decisión del árbitro ha sido considerada desde varios sectores como racista y discriminatoria hacia el combatiente.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!