Objetivo: reflotar el PP barcelonés

Una oportuindad por delante. El PP lleva años de batacazos en Cataluña y las últimas elecciones municipales no han hecho más que golpear a la formación, aunque salvar la presencia en el Ayuntamiento de Barcelona con dos concejales fue una grata alegría para la formación. El partido sigue enfrascado con su regeneración y está reforzando su músculo interno, especialmente en la provincia de Barcelona -donde su caída fue más abrupta-. «El reto es trabajar para obtener el mejor resultado posible en las próximas elecciones, sean las que sean», explica a ABC Óscar Ramírez, presidente del PP en la provincia de Barcelona, y concejal junto a Josep Bou en la capital catalana. Este abogado de 46 años había sido edil en el último mandato de Xavier Trias (2011-2015) y pasó los últimos años como consejero de distrito y asesor, por lo que conoce el crucial y minucioso trabajo que se hace desde las bases. Sobre la mesa, y de acuerdo con los últimos resultados en las urnas, Ramírez tiene mucho trabajo por hacer y pocos efectivos: el PP sólo tiene un representante sobre 90 en el Área Metropolitana y dos de los 51 de la Diputación de Barcelona. A nivel municipal, tras el 26-M la formación ha pasado de tener 112 concejales en las comarcas barcelonesas a 38, y en Barcelona, más allá de la pérdida de un concejal, es evidente la merma de asesores, de 17 a 3. «Realmente ha sido un batacazo importante», reconoce Ramírez. Así, el líder popular remarca que la corrupción, la gestión del conflicto catalán y la aparición de Vox ha penalizado al PP en los últimos años. «Con Pablo Casado ha habido una regeneración pero desde su llegada solo han pasado nueve meses: no ha dado tiempo para que la regeneración se traduzca en las urnas», remarca. Por todo ello, Ramírez es optimista: «Tenemos grandes activos dentro del partido: una gran estructura territorial que otras formaciones no tienen y unos grandes recursos humanos, gente que por las circunstancias ha perdido su acta como concejal pero que tienen que seguir siendo actores para el PP». Por este motivo, el PP está implantando un nuevo plan de acción municipal para poder seguir teniendo línea directa con el tejido comercial y vecinal. También se han reestructurado los grupos de trabajo de distritos en Barcelona pero también de otros municipos y a nivel comarcal. «Tenemos que tenerlo todo preparado por si tenemos que afrontar unas elecciones tras el verano. Estamos listos para afrontar nuevos retos», sentencia.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!