Nutrición. El 40% de los chicos tienen exceso de peso

Fuente: Archivo

El dato surge de una encuesta hecha por el gobierno nacional; preocupa la calidad de los alimentos que consumen los niños y adolescentes

Frutas y verduras comen poco, casi nada. Su conducta alimentaria es cada vez menos saludable, y los resultados son alarmantes: cuatro de cada diez chicos y adolescentes argentinos, de entre 5 y 17 años, están excedidos de peso. El dato se desprende de la segunda Encuesta de Nutrición y Salud (ENNyS 2), que detalla que el 20,7% de los niños, las niñas y adolescentes de todo el país tienen sobrepeso, mientras que otro 20,4% padece obesidad.

Otro dato que preocupa a los especialistas se enfoca en los chicos de 0 a 5 años. El exceso de peso alcanza al 13,6% de esa población, una cifra muy elevada si se considera que el porcentaje esperado para esa franja etaria es de 2,3%.

Según Adolfo Rubinstein, secretario de Gobierno de Salud de la Nación y que ayer presentó los resultados del trabajo en el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, esta última investigación confirma lo que otras encuestas a nivel global y estudios parciales en nuestro país presumían. “El incremento de obesidad en los niños y adolescentes es la forma más frecuente de malnutrición, porque mientras que la clásica desnutrición por bajo peso, emaciación y baja talla prácticamente no se ha movido desde 2005, que fue cuando se realizó la primera encuesta nacional de nutrición y salud, ahora los índices de exceso de peso preocupan en todos los niveles”, señaló el funcionario.

La población adulta también está excedida de peso, y mucho: un 34% tiene sobrepeso, y el mismo porcentaje padece obesidad. Los datos, de acuerdo con el informe, están en concordancia con lo observado en la 4a Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, en la que la prevalencia de exceso de peso fue del 66,1%.

“La obesidad como un problema de salud pública lleva alrededor de tres décadas, y cada vez estamos peor. Pero lo primero que hay que hacer para trabajar sobre un tema es visibilizarlo. Hay que entender que es una epidemia que atraviesa a todas las clases sociales, que tiene que ver con hábitos alimentarios, con patrones de consumo, con entornos obesogénicos urbanos y escolares. Y como todas las enfermedades crónicas afecta sobre todo a los segmentos más pobres. Por eso, a partir de los datos se pueden comenzar a implementar acciones”, dice Rubinstein, que menciona el Plan Nacional ASI (Alimentación Saludable en la Infancia), que tiene como objetivos la educación alimentaria y de actividad física, campañas y concientización, mejora de la calidad nutricional de las políticas sociales y promoción de sistemas alimentarios sostenibles.

“Hay que regular los quioscos en las escuelas, que dejen de vender bebidas azucaradas, productos ultraprocesados. Que haya bebederos de agua segura. También estamos promoviendo el etiquetado frontal en los productos, que advierta sobre el exceso de nutrientes críticos como grasa, sal y azúcares. También trabajamos en el mejoramiento de los programas de alimentación destinados a la población más vulnerable, que están llenos de harina, pastelería y productos de bajo valor nutricional. Es un mito el que asegura que proveer el acceso a productos frescos es necesariamente más caro. Hay que desarrollar circuitos cortos para aumentar la disponibilidad de esos alimentos, la chance de poder juntar, por ejemplo, la producción frutihortícola regional con las escuelas”, señaló el secretario.

El estudio

La ENNyS 2 es una encuesta que estudió tres grupos de poblaciones, con un total de 21.358 casos efectivos y en todas las regiones del país: lactantes de 0 a 23 meses; niños y adolescentes, de 2 a 17 años, y adultos -varones y mujeres- de 18 años y más. Su principal objetivo es proporcionar información sobre aspectos relacionados con la nutrición a través de la evaluación de distintos escenarios y dimensiones, como la frecuencia de consumo de los variados grupos de alimentos, la lactancia materna, la alimentación en entornos escolares, el etiquetado nutricional, la publicidad de alimentos y la actividad física, entre otros temas.

Uno de los pocos datos que pueden compararse con la primera ENNyS, hecha en 2005 -y que estudió exclusivamente a niños de 6 meses a 5 años, embarazadas y mujeres fértiles-, es la que compromete a ese primer grupo etario, y al que tanto Rubinstein como Diana Fariña, directora nacional de Maternidad e Infancia, apuntaron como una de las prioridades. “Se observaron diferencias estadísticamente significativas entre ambas encuestas. De 2005 a 2018, el exceso de peso en los menores de 5 años aumentó de 9,8 a 13,6 %. Mientras que el bajo peso, la emaciación y la baja talla se mantuvieron casi iguales”, explicó Fariña, y remarcó un dato que preocupa en referencia a los lactantes: de un universo del 96,9% de bebés que iniciaron con la lactancia materna al nacer, solo el 43,7% de las madres dijeron haberla mantenido hasta los seis meses, como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En cuanto a la frecuencia del consumo por grupo de alimentos, Verónica Schoj, directora de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas no Transmisibles, describió el diagnóstico de una radiografía nutricional, en la que se observó un consumo deficiente de alimentos recomendados. “Apenas un tercio de la población consume, al menos, una vez por día frutas y verduras, y solo 4 de cada 10 individuos consumen los lácteos recomendados diariamente”.

Por el contrario, la ingesta de alimentos no recomendados es extremadamente alta: el 37% toma bebidas azucaradas todos los días, el 17% come productos de pastelería y galletitas dulces. El 36% consume golosinas, al menos, dos veces por semana, y un 15%, productos de copetín o snacks.

“Los niños, niñas y adolescentes -refuerza Schoj- consumen un 40% más de bebidas azucaradas que los adultos, el doble de productos de pastelería y galletitas dulces, el doble de productos de copetín y el triple de golosinas. Todos alimentos con altos niveles de azúcar, grasa y sal”, concluyó.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!