Nuestro país se convirtió en un infierno fiscal

-¿Por qué la Argentina se ha convertido en un infierno fiscal?

Hablar de emergencia es poner en alerta todos los protocolos para tratar de contener los efectos que se producirían en caso de darse un hecho incontrolable desde todo punto de vista. La Argentina está inmersa en una crisis económica que parece no terminar de explotar. Hoy el objetivo es claro: el Fondo Monetario Internacional nos comprometió por primera vez en la historia a llegar a una ecuación que parecería básica: gastar menos o, al menos, gastar lo que se recauda. Nuestro país siempre ha sido esquivo a este objetivo: se ha hecho que los gastos siempre crezcan más rápido que lo que se recauda. Y no importa cuán alta haya sido esa recaudación. Actualmente, la Argentina se ha convertido en un infierno fiscal, en forma antagónica a los lugares que son paraísos fiscales. Y eso genera un efecto repelente directo sobre las inversiones e impide generar un rebote en los indicadores de la economía, que actualmente muestran una estrepitosa caída.

-¿Cuándo afecta más y por qué el peso de las cargas tributarias?

El sistema tributario actual está agonizando y con el peso de elementos contraproducentes (sobre todo para momentos de recesión), porque se cobran impuestos corrientes y, además, pagos a cuenta de impuestos futuros (vía retenciones, percepciones, anticipos, etcétera), por lo que el Estado pasa a ser acreedor de los contribuyentes por estos montos. Y las consecuencias de la caída de la recaudación preocupan ante la necesidad de dar cumplimiento a las metas acordadas con el FMI. Pero el “estado de emergencia fiscal” no es coyuntural; lo que ocurre ahora es que se evidencian sus efectos, dado que en épocas de abundancia el peso relativo de la carga fiscal puede ser mejor llevado por los contribuyentes, mientras que en situaciones como las actuales todo se magnifica. Los 163 impuestos que recaen sobre los contribuyentes se hacen insostenibles. Y la brecha entre la economía formal y la informal es un abismo infranqueable.

-¿Qué puede hacerse ante esta situación?

La mayoría de los países que han pasado por crisis en sus balances primarios han optado por bajar la carga impositiva. De esa manera se consigue ampliar la base de contribuyentes locales (porque la ganancia de evadir deja de ser atractiva) y se logra que la economía en su conjunto sea más competitiva. Además se atraen inversiones. Se trata de recalcular el sistema, de ser conscientes de que demandamos capitales de manera permanente y de entender que nuestro sistema tributario nada tiene que ver con la realidad que vivimos. O se trata de bajar los impuestos o a todos nos llevan puestos.

El autor es tributarista, socio de Sasovsky & Asociados

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!