Nuestras apuestas para ARCO 2019 (I)

√ďscar Alonso Molina

Jacobo Castellano (F2), resulta imprescindible para entender los derroteros est√©ticos de su generaci√≥n y la que vino despu√©s. Po√©tica del fragmento, del display como escenograf√≠a transitable, del abordaje de la memoria personal desde restos y rastros inconexos‚Ķ Magn√≠ficas e imponentes las piezas seleccionadas para la feria. Abdul Vas (L21), por su parte, singular entre los singulares, con su dibujo crudo cercano al c√≥mic y el arte callejero, rinde homenaje una vez m√°s al m√≠tico grupo AC/DC. Sus p√≥steres, logos, grafitis y el billar tuneado en el que podemos echar una partida en medio de la feria, crean una excitante ambientaci√≥n donde merece la pena pararse. Por √ļltimo, dos estands (los de Alegr√≠a y Espacio Valverde) apuestan por Jorge Diezma, pintor √ļnico, capaz de regodearse con tanta inteligencia como humor en temas y t√©cnicas de la pintura antigua, mientras fuera, en el Museo del Reloj Antiguo de la m√≠tica joyer√≠a Grassy de la Gran V√≠a madrile√Īa, completa su oferta para estos d√≠as.

Francisco Carpio

La pintura, pura y dura, sigue siendo la marca art√≠stica esencial de Secundino Hern√°ndez (Nuno Centeno, Krinzinger y Heinrich Ehrhardt). Con el simple y complejo bagaje de unos pinceles, unos lienzos, unos gramos de luz y unos tubos de colores contin√ļa desplegando su personal sintaxis pl√°stica, a base de gestos, manchas, l√≠neas, formas y vac√≠os. Rafael Lozano-Hemmer (Max Estrella) se mueve como pez electr√≥nico en las aguas de la ciencia, la tecnolog√≠a y el arte. Double establece un inquietante paralelismo gen√©tico entre una humilde bacteria y el c√≥digo de ADN del artista. La otra obra que presenta en ARCO es un singular y virtual homenaje a Duchamp con el concurso de una escalera en espiral sin fin. La reflexi√≥n sobre la guerra y la violencia, tan ligadas al poder f√≠sico y √©tico, es el hilo argumental de la instalaci√≥n propuesta por Marla Jacarilla (Twin Gallery), para la que emplea, como ya es habitual en ella, estrategias que vinculan el lenguaje al mundo de las formas.

Propuesta de Carlos Rodríguez-Méndez en Formato Cómodo

Fernando Castro Flórez

Nacho Criado es un artista al que, por m√ļltiples razones, no puedo, ni quiero olvidar. Verdadero pionero del conceptualismo espa√Īol, heterodoxo y l√ļcido hasta la exasperaci√≥n, prematuramente desaparecido cuando comenzaba a tener un reconocimiento muse√≠stico que merec√≠a sobradamente. En el estand de Formato C√≥modo recuperan su pieza especular sobre la identidad y sus investigaciones foto-conceptuales sobre el viento o los elementos. Avelino Sala (Galer√≠a ADN) imprime sobre delicadas plumas im√°genes ¬ęexcepcionales¬Ľ de nuestro tiempo desquiciado: de las torturas de Abu Ghraib hasta los migrantes contempor√°neos con los Caprichos, Disparates y Desastres goyescos como rotundo contrapunto. Ira Lombard√≠a (Alarc√≥n Criado) sigue expandiendo lo fotogr√°fico, en este caso, con una mano escult√≥rica que sostiene un tel√©fono m√≥vil en el que las im√°genes de la mujer se ¬ęmodelizan¬Ľ con semblantes y carnalidades de la estatuaria cl√°sica. Tres artistas con imaginarios cr√≠ticos, capaces de ofrecer intersticios reflexivos en el tsunami ferial.

Miguel Cereceda

Apunten tres nombres: Dom√®nec en ADN, el primero. Su trabajo parece una reinterpretaci√≥n benjaminiana de la ciudad, tratando de mostrar, en los edificios modernos o en los trazados urban√≠sticos racionalistas, las huellas de una historia relegada al olvido. Como el Angelus Novus de Benjamin: ¬ęDonde ante nosotros aparece una cadena de datos, √©l ve una √ļnica cat√°strofe que amontona ruina tras ruina¬Ľ. El segundo, Francis Al√Ņs en Peter Kilchmann. A pesar de que su labor se mueve en el terreno de la performance social y pol√≠tica, tambi√©n ha terminado produciendo pinturas, dibujos, bocetos y fotos de sus proyectos que, adem√°s de documentos, son piezas bastante interesantes y atractivas. Finalmente, Carlos Rodr√≠guez-M√©ndez en Formato C√≥modo. Una fila de paquetes postales, alineados sobre una mesa. Su contenido es un encargo. Siendo la madre del artista sastra de profesi√≥n, le pidi√≥ que le remitiese cada mes un pantal√≥n y una camisa con las medidas de su padre. El artista nunca los abri√≥.

¬ęBest Booths-Paul Kasmin Gallery, Art Basel Miami Beach 2013/ Whitney Museum¬Ľ, de Cristina Garrido (The Goma)
¬ęBest Booths-Paul Kasmin Gallery, Art Basel Miami Beach 2013/ Whitney Museum¬Ľ, de Cristina Garrido (The Goma)

Carlos Delgado Mayordomo

Sugiero una mirada atenta a tres artistas espa√Īolas, pertenecientes a distintas generaciones, pero vinculadas entre s√≠ por la lucidez formal y conceptual de su producci√≥n. En la galer√≠a Aural estar√° Concha Jerez, Premio Nacional de Artes Pl√°sticas, y cuyo discurso indaga en las formas de control social ejercidas por los medios de comunicaci√≥n. En Rosa Santos podremos ver la obra reciente de Mar√≠a Ruido, artista interesada en explorar la construcci√≥n de la memoria, las narrativas de la Historia y los imaginarios decoloniales. E imprescindible no pasar por alto la galer√≠a The Goma, donde Cristina Garrido ahondar√° en un an√°lisis cr√≠tico de los agentes y los sistemas que determinan el valor del arte.

Javier Díaz-Guardiola

Este a√Īo sigo apostando por la joven pl√°stica nacional. Por eso me fijo en la pintura de Mar√≠a Carbonell en T-20 (all√≠ tambi√©n podr√© posar mis ojos en la de su compa√Īero Josep Tornero), porque convierte la denuncia en agitaci√≥n (de pinceladas) donde los acabados fluorescentes impiden retirar la vista. O en el desplazamiento hacia lo tridimensional que est√° experimentando Antonio Fern√°ndez Alvira, cuyos resultados se exhibir√°n en Espai Tactel. Cada paso de este creador es m√°s rotundo que el anterior y, lo mejor, es que a√ļn le queda mucho por contar. Por √ļltimo, acabo recorrido en Garc√≠a Galer√≠a. Su √ļltimo homenaje a Pepe Espali√ļ dej√≥ con ganas de m√°s. Seguro que aqu√≠ lo saciamos, en un estand en el que -para garantizar la paridad- tambi√©n apostar√≠a por Elvira Amor.

Fernando Gómez de la Cuesta

Tengo inter√©s por ver los nuevos trabajos de la mexicana Pe√Īa Salinas para Pelaires, de Palma, tras su paso por el Whitney de Nueva York; una obra instalativa donde la simbolog√≠a ancestral se integra en el lenguaje contempor√°neo. Sin perder de vista a uno de los talentos m√°s prometedores, Ian Waelder, me apetece reencontrarme con el Spielplatz de Nuria Fuster para la galer√≠a L21, un estand que tendr√° ese componente l√ļdico y desacralizador que caracteriza a este espacio. Entre las piezas de Aires, Sala o Merino de ADN Barcelona, siempre comisariada con excelente criterio, prestar√© especial atenci√≥n al proyecto De putas. Un ensayo sobre la masculinidad, de Nuria G√ľell.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!