¬ęNos llegaba el hielo hasta las rodillas¬Ľ

Fueron apenas cinco minutos. La lluvia y el granizo cayeron sobre Arganda del Rey con la furia de mil ej√©rcitos, acumul√°ndose en los portales y colapsando las alcantarillas. Un coche qued√≥ atascado entre la iglesia y la fachada de un edificio, en la calle de Juan de la Cierva, provocando un tap√≥n que poco a poco se fue enquistando. Varios veh√≠culos ah√≠ atrapados, algunos con personas todav√≠a dentro, se fueron acumulando hasta que la presi√≥n acab√≥ por reventar el dique y una avalancha de agua y hielo atraves√≥ el pueblo, reventando cristales y anegando comercios. A los tenderos de la Galer√≠a Comercial Loeches apenas les dio tiempo de refugiarse detr√°s de los mostradores cuando lleg√≥ la tromba, que destroz√≥ las placas met√°licas instaladas a la entrada del edificio para tratar de protegerlo de las inundaciones, frecuentes en la localidad. Nadie recuerda, sin embargo, en la historia reciente del municipio, una tormenta parecida. ¬ęNos llegaba el hielo hasta las rodillas, nunca hab√≠amos visto nada igual¬Ľ, aseguraba una de las vendedoras mientras hace inventario de las p√©rdidas en su fruter√≠a.

Algunos de los residentes de m√°s edad sostienen que, hace al menos cuarenta a√Īos, Arganda vivi√≥ un suceso similar. En aquella ocasi√≥n, un hombre que qued√≥ atrapado en el interior de su veh√≠culo lleg√≥ a morir ahogado. Durante la tormenta de ayer, por suerte, no hubo que lamentar da√Īos personales. Los materiales, por otro lado, llevar√° semanas repararlos. ¬ęA unas personas que viven en un tercer piso se les ha ca√≠do el techo. Hay muchos que tienen la casa completamente encharcada porque el hielo se les colaba por el inodoro¬Ľ, contaba Alicia Ferreira, coordinadora del Centro de Damnificados que el Ayuntamiento ha puesto en marcha dentro de la Oficina de Atenci√≥n a la Ciudadan√≠a. Los vecinos que se hayan visto afectados por el temporal podr√°n acudir durante los pr√≥ximos d√≠as para informarse de cara a las posibles ayudas que puedan recibir por parte de las administraciones.

Muchos coinciden en se√Īalar lo afortunados que han sido de que todav√≠a no se hubiera echado tierra sobre la plaza de toros. Arganda se prepara durante estos d√≠as para sus Fiestas Patronales, que dar√°n comienzo el 8 de septiembre, y el recinto se encuentra ya vallado, con las gradas instaladas, frente a la Casa Consistorial. La arena, sin embargo, a√ļn no cubre la plaza, lo que sin duda evit√≥ que el desastre fuera a√ļn mayor. ¬ęImag√≠nate si esto est√° as√≠, c√≥mo estar√≠a con todo el barro que se habr√≠a formado. A lo mejor ya no tendr√≠amos estudio¬Ľ reconoc√≠a Eduardo Hern√°ndez, de Hern√°ndez Fot√≥grafos. Su local fue uno de los m√°s afectados por la granizada, hasta el punto de que, a las dos de la tarde, a√ļn segu√≠an sacando hielo del edificio. ¬ęFue la mala suerte de que no conseguimos cerrar las puertas a tiempo¬Ľ, lamentaba Jorge, uno de los colaboradores del estudio. ¬ęHemos sacado ya varias toneladas, estuvimos ayer toda la noche y esta ma√Īana desde las nueve¬Ľ, aseguraba, mientras del interior segu√≠an saliendo los cubos llenos de hielo.

Si bien Arganda acapar√≥ todos los focos, fue en la vecina Tielmes donde se registraron las mayores precipitaciones de toda Espa√Īa, seg√ļn los datos de la Agencia Estatal de Meteorolog√≠a (Aemet). Si en el primero datan 56 litros por metro cuadrado durante todo el d√≠a, en el segundo fueron 65,4 litros. De estos, a√Īaden en la Aemet, 59,4 cayeron solo en una hora y 22 litros en apenas diez minutos. ¬ęEs mucho en poco tiempo¬Ľ, aclaran.

Como en el grueso de municipios de la zona este y sur de la regi√≥n, en Tielmes la jornada de ayer estuvo marcada por los trabajos para achicar agua y recuperar la normalidad. ¬ęAqu√≠ fue solo agua, pero la mayor√≠a de garajes y cuevas est√°n inundadas; llevamos desde las 7 de la ma√Īana y a√ļn nos queda¬Ľ, relataba el edil Alfonso Garc√≠a, alcalde en funciones durante el verano.

Colaboración

La situaci√≥n en Arganda era calcada, aunque con m√°s medios por la dimensi√≥n del municipio. A√ļn as√≠, fueron incluso los propios vecinos quienes tuvieron que echar una mano, formando ¬ęcadenas humanas¬Ľ para transportar el hielo desde el interior a la calle, apil√°ndolo sobre la calzada. Hern√°ndez agradec√≠a el esfuerzo a los que pasaban, algunos despu√©s de horas de trabajo. ¬ęAhora toca empezar otra vez de cero¬Ľ, dec√≠a con un suspiro.

La presidenta regional, Isabel D√≠az Ayuso, acudi√≥ ayer para conocer de primera mano la situaci√≥n de los comerciantes y los residentes. Durante su visita asegur√≥ que el Gobierno estar√° ¬ędel lado de los vecinos¬Ľ: ¬ęQueremos ayudar a recuperar los da√Īos¬Ľ. Tambi√©n pas√≥ al interior de algunos locales, como el de Hern√°ndez. ¬ęAgradecemos mucho el inter√©s¬Ľ, comentaba Eduardo, que estuvo hablando con ella para explicarle c√≥mo hab√≠an vivido ellos la cat√°strofe.

Durante la jornada de ayer, los tanques de tormentas de la Comunidad recogieron el equivalente al estadio Santiago Bernab√©u en volumen de agua: algo m√°s de un mill√≥n de litros. Adem√°s, un fuerte granizo azot√≥ la regi√≥n, con trozos de hielo del tama√Īo de pelotas de golf que ¬ęca√≠an a plomo¬Ľ, seg√ļn algunos vecinos. Los que consiguieron llegar a sus casas observaron la tormenta desde dentro, mientras que otros tuvieron que refugiarse en las tiendas o portales para evitar que el hielo les acribillara.

¬ęCasi me caigo al suelo cuando entr√≥ la avalancha, se me quedaron los pies congelados¬Ľ, recuerda uno de los afectados, que tuvo que refugiarse en un bazar junto al due√Īo del local y su mujer. Lo cierto es que todo pas√≥ muy r√°pido, pero a juzgar por la fascinaci√≥n que el fen√≥meno ha causado (muchos residentes sal√≠an ayer a la calle para examinar los desperfectos y compart√≠an entre ellos fotos y v√≠deos de las inundaciones, formando corros junto al hielo), Arganda continuar√° reviviendo su espectacular tormenta durante los pr√≥ximos d√≠as.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!