Noriega fracasa en su intento de sacar adelante los presupuestos

Los grupos municipales del PP, PSdeG y BNG votaron ayer en contra de los presupuestos municipales ideados por el gobierno de Compostela Aberta (CA), en un pleno extraordinario marcado por las críticas a la baja ejecución de las partidas de gasto y a la escasa negociación por parte del alcalde, Martiño Noriega.

Al contrario de lo sucedido en años anteriores, cuando el grupo de gobierno logró el apoyo de los socialistas o los nacionalistas, en esta ocasión el equipo de Noriega se quedó sin respaldo. Durante la sesión, el regidor denunció el «clima electoral» que envuelve la actividad de la corporación y atacó a la izquierda por no acompañar a CA en «la nueva etapa para sacar a la ciudad del absoluto túnel oscuro» en la que la dejó el PP «cuando aún no era Vox». La concejala de Economía, María Rozas, defendió por su parte la elaboración de unos presupuestos «expansivos» (de 115 millones) y «en clave de ciudad», pensados también para que BNG y PSdeG «se sintiesen muy identificados».

Pero tanto las quejas del alcalde como los intentos de la edil cayeron en saco roto. El portavoz del PP, Agustín Hernández, atacó la presentación de un «presupuesto de cara a la galería», que demuestra la «inoperancia» del ejecutivo local para la gestión económica. «Estos presupuestos son la constatación de que terminarán este periodo convirtiendo en papel mojado su programa». Además, el popular puso en duda el discurso de Noriega de la «vuelta a lo público», con un incremento de gasto de hasta «un 56%» en los «trabajos contratados a empresas». «Por la municipalización rogando y con el mazo de la privatización dando», chanceó.

En las filas socialistas, su portavoz, Paco Reyes, lamentó que Compostela Aberta los hubiera convocado «48 horas antes» del pleno para negociar las cuentas y negó que se tratara de un presupuesto social por la bajada —señaló— en las partidas de gasto para igualdad, juventud o fomento del empleo.

El BNG, por último, rechazó la propuesta del gobierno por mantener en algunos aspectos una «línea continuista» respecto al gabinete del popular Conde Roa —alcalde entre 2011 y 2012—. Al igual que los demás grupos, el responsable municipal de los nacionalistas, Rubén Cela, criticó que CA «no tuvo voluntad real de llegar a acuerdos».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!