«No tengo que pedir perdón por nada»

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha llegado al Congreso de los Diputados a las 9.30, rodeado de una nube de fotógrafos y cámaras, para comparecer en la comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular del PP. En la sala Cánovas, sin embargo, solo una veintena de diputados han acudido a la sesión. Aznar, que ha llegado acompañado de Pablo Casado, Teodoro García Egea y Dolors Montserrat, la plana mayor del nuevo PP, ha afirmado que no tiene que pedir perdón por ninguna supuesta corrupción, ha rechazado su responsabilidad y ha recordado que el PSOE sigue siendo el único partido condenado por financiación ilegal.

Entre los portavoces que han acudido, le esperaban Pablo Iglesias y Gabriel Rufián, con una camiseta-denuncia sobre el asesinato de Couso. El portavoz socialista, Rafael SImancas, ha sido el primero en disparar contra Aznar, al que ha exigido que asuma la responsabilidad, pida perdón y reconozca los hechos. Simancas ha amenazado con sacar a relucir hasta el «tamayazo», que en 2003 le dejó fuera del poder en la Comunidad de Madrid.

Aznar ha recordado que la sentencia de la Audiencia Nacional se refiere a dos municipios madrileños, por un importe de 200.000 euros, mientras que el caso ERE tiene más de 300 imputados, con una cantidad estafada de 800 millones de euros.

Simancas ha puesto todo su empeño en relacionar a Aznar con una Caja B del PP: «Usted presidía el partido que tenía una Caja B acreditada. ¿Es usted J.M.? ¿Qué papel tuvo usted en la Caja B? ¿Cobro usted?»

Aznar le ha agradecido por la familiaridad de su pregunta: «Mientras usted no demuestre su existencia, y yo digo que no existe, no hay caja B del PP». «Si tiene usted alguna prueba, dígala. De las mil y pico páginas de la sentencia, no existe no existe ni una sola prueba. No hay ni una sola prueba en toda la sentencia. Solo existe un acto celebrado en un municipio de Madrid y otro en otro municipio de Madrid».

Simancas ha pedido respeto a Aznar al Congreso, porque «presidió un partido corrupto durante 14 años». «Déjese de chanzas y dé cuentas», ha advertido.

El portavoz socialista ha tardado unos minutos en sacar a relucir la guerra de Irak. Lo ha hecho cuando Aznar ha iroinizado sobre la política del Gobierno de Sänchez, con las bombas de «precisión» vendidas a Arabia Saudí. «Es inmoral que usted hable de eso, cuando nos llevo a una guerra ilegal e inmoral».

«Comprendo que los españoles estén muy asqueados de la corrupción, pero igual están muy asqueados de ustedes, que tienen 84 diputados. Igual también del PP, pero un poquito menos, porque ustedes tienen 84 diputados».

Aznar ha negado que tuviera otras retribuciones que no fueran las de diputado del PP y presidente del PP. Nada más. Y esa era la base imponible de su IRPF.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!