«No pienso darle la nulidad matrimonial»

ABC

El que fuese el marido de Belén Esteban (44 años), Fran Álvarez (41), ha hablado esta semana sobre su matrimonio con «la princesa del pueblo» a través de una entrevista con la revista «Lecturas». El exmarido de la colaboradora más famosa de la televisión ha estallado contra su expareja asegurando que fue una marioneta en manos de la televisiva y su representane Toño Sanchís, entre otras muchas perlas durante la entrevista.

Cinco años después de su separación -tras un tormentoso matrimonio que tan solo duró 4 años-, ha vuelto para quitarle el sueño a Belén pues no piensa darle la nulidad matrimonial. «Se ha casado por lo civil, ¿y ahora quiere casarse por la iglesia para ir a los platós para contar que se casa sin ni siquiera pedirme la nulidad», y añade: «Belén podría haberme mandado los papeles. No me parece justo y ya es hora de decir lo que siento ¡Hasta aquí he llegado!».

Desde diciembre de 2016 una reforma del Papa Francisco permite iniciar un proceso de nulidad matrimonial de forma abreviada o exprés. La reforma papal introduce varios supuestos para abreviar el proceso, entre ellos: la falta de fe que puede generar la simulación del consenso; la brevedad de la convivencia conyugal; el aborto para impedir la procreación; la continuada permanencia de una relación extra conyugal; ocultar la esterilidad o una grave enfermedad contagiosa; ocultar tener hijos nacidos en una anterior relación; haber estado encarcelado; violencia física para obtener el consentimiento del matrimonio; un embarazo imprevisto antes de casarse o no estar en uso de facultades mentales.

Para conseguir la nulidad, Belén Esteban deberá pedir a Fran Álvarez que firme los papeles para hacerla efectiva o reclamarla vía judicial. «No tengo ningún miedo. Ahora, soy más fuerte y me puedo enfrentar a todo. No se va a salir siempre con la suya. Está acostumbrada a eso, pero no. Antes me dejaba manipular, ahora no voy a dejar que nadie lo haga», asegura con firmeza su exmarido.

La revista le advierte a Álvarez que la negativa a firmar la nulidad es declarar la guerra a Belén Esteban. «¡Si ella lleva dándome guerra toda la vida! Si me la tengo que encontrar en el tribunal, iremos para allá, que tire para adelante. Si tiene que vender la segunda parte de la boda, no se lo voy a poner fácil. Le va a costar».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!