«No me van a echar de mi patria chica, ni a Casado ni a Rivera»

En estos meses en el Congreso, ¿se ha snetido cómodo?

—He de decir que no. Yo me sentía muy orgulloso de ser elegido diputado nacional y representar a los españoles, y además tenía otro motivo emocionante para mí porque mi padre había sido diputado. Pero entrar ahí y observar que no se guarda el más mínimo decoro, ni en la vestimenta, ni en las fórmulas de juramento. Lo he visto con tristeza. En la Cámara que representa la soberanía nacional hay muchos españoles dispuestos a romper esa soberanía y por tanto no me siento a gusto. Se cierra

¿Ha mostrado usted una versión moderada de sí mismo?

—No, he dicho las mismas cosas en el Congreso que en los mítines. Otra cosa es que cuando uno habla a lo suyos no es lo mismo que cuando está debatiendo con el de enfrente. Es una cuestión de tono y de estilo;el fondo de nuestro mensaje es exactamente el mismo.

A los ciudadanos les sorprende cuando ven que políticos rivales luego puedan tener buena relación personal. ¿Ha encontrado buen trato personal con sus adversarios?

—Mantenemos las distancias. Amí me sorprende, igual que a los ciudadanos. Yo me tomo en serio lo que estoy haciendo y efectivamente no negaré el saludo a casi nadie, pero no compadreo.

¿A quién se lo negaría?

—A los que justifican el asesinato, a los de Bildu, y me cuesta mucho (saludar) a los que están protagonizando un golpe de Estado.

¿Cómo van a responder al veto de Bildu?

—A mí no me habían echado de mi tierra ni a tiros ni con bombas, y no van a hacerlo con una declaración del Parlamento. Vamos a responder con una presencia masiva y sistemática. Aquella es mi patria chica y no me van a echar, ni a Casado ni a Rivera, porque esa tierra es de todos los españoles.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!