«No me siento discutido en absoluto»

Barcelona Guardar

El nuevo tropiezo del Barcelona coloca al Real Madrid en disposición de colocarse a cuatro puntos de ventaja si mañana gana al Getafe, lo que no solamente le permite depender de sí mismo sino que además le concede la posibilidad de perder un partido sin padecer consecuencias. Las sensaciones que transmitió ayer el Barcelona es que difícilmente llegará al último partido de Liga teniendo opciones de ganar el campeonato, y más teniendo en cuenta que los azulgranas tienen que visitar el próximo domingo al Villarreal, uno de los equipos que más en forma están. Dejó síntomas de escasa salud el equipo catalán y de zozobra en la banda con las decisiones de Setién, que realizó los cambios ofensivos a falta de cinco minutos para el final de un partido que necesitaba ganar, que dejó en el banquillo por segundo encuentro consecutivo a Antoine Griezmann y que le ha otorgado a Arturo Vidal el rol de jugador fijo en su once tipo.

«No me siento discutido en absoluto», sorprendió Setién en cuanto concluyó el partido. Yaseguró que «también me siento respaldado por el vestuario». Dos aseveraciones discutibles atendiendo a lo que ha sucedido en los últimos cuatro días. No hay que olvidar que Josep Maria Bartomeu tuvo que visitarle en su domicilio particular el pasado lunes por la noche para transmitirle un mensaje de ánimo tras el conato de incendio acontecido en Balaídos, con los pesos pesados cuestionando sus decisiones tácticas y sus sustituciones. «Me siento con fuerzas. Puede haber mucho ruido fuera pero dentro estábamos convencidos que podíamos sacar el partido adelante. Seguimos fuertes y con muchas ganas», añadió.

Ven al Madrid favorito

De todas formas, el cántabro reconoció el paso atrás dado en la lucha por el título. «Es una pena. Cada vez lo tenemos más complicado. Dejar estos puntos supone que nos alejamos realmente de la posibilidad del título. Hay que seguir trabajando. El Atlético es un buen equipo», admitió tras un empate que supone la pérdida de seis puntos en los últimos cuatro partidos.

La plantilla se alineó con el discurso de Setién, asumiendo la dificultad que supone ganar una Liga que lidera el Madrid a falta de cinco jornadas. «Para la pelea por el título dejarse dos puntos es dar demasiada ventaja. Hasta que se pueda matemáticamente lo vamos a intentar, aunque sabemos que es difícil», explicó Sergio Busquets, que regresó a la titularidad tras cumplir su partido de sanción ante el Celta. «Es un rival difícil. Nos han penalizado mucho los dos penaltis. En directo es complicado, cada equipo espera a su favor la actuación del VAR. No tengo ni idea de cómo ha sido. No puedo juzgar esas acciones. Hemos perdido los puntos después del parón. Ha habido partido que hemos estado peor pero hoy hemos dado la cara. Nos alejamos un poco más del liderato si gana el Madrid pero tenemos que seguir a lo nuestro, intentar ganar que es lo primordial. Pero parece difícil que el Madrid se vaya a dejar puntos porque está muy bien», añadió el centrocampista.

Riqui Puig fue la gran novedad en la alineación de Setién y protagonizó un buen partido. El canterano, llevado por su juventud, se mostró excesivamente optimista con respecto a las opciones de su equipo de levantar el título liguero. «Estamos jugando con mucha cabeza y tranquilidad. Quizá sí estamos más parados, pero más adelante sacaremos los partidos. La Liga no está perdida ni mucho menos, aún la podemos ganar», aseguró. Aunque admitió que «perder dos puntos, como también nos pasó en Vigo y en Sevilla, nos puede condicionar para ganar la Liga».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!