«No hay democracia sin prensa libre»

Me siento muy agradecida, muy feliz. Y, sobre todo, extraordinariamente honrada. Ésta es una noche de emoción, de gratitud y de apuesta por el futuro.

Siento muy cerca a nuestros predecesores, de quienes hemos heredado la pasión y el compromiso de editar. Vocación que ha llegado ya a la quinta generación De Yarza, ahora en el puente de mando del grupo Henneo.

Con la familia Luca de Tena y con ABC unen a nuestra familia lazos antiguos de amistad y de respeto profesional. Comenzaron a trabarse a principios del siglo XX y han llegado hasta hoy.

ABC y «Heraldo» somos periódicos diferentes y con marcada personalidad. Lo cual no impide que nos sintamos hermanados en cuestiones fundamentales: en nuestro compromiso con la información veraz y el análisis ponderado, y en nuestras firmes convicciones constitucionales.

El intenso camino recorrido por Heraldo, que atraviesa tres siglos, tuvo un hito fundamental en el año 2000 cuando, con mi hermano Fernando, decidimos afrontar una nueva etapa empresarial. Lo hicimos conscientes de los riesgos que implicaba pero firmemente convencidos de que valía la pena. Por eso, expreso mi gratitud a las personas, tan queridas para mí, que han hecho posible que «Heraldo de Aragón» se haya convertido en matriz del grupo de comunicación de referencia que es hoy Henneo.

Es un gran motivo de orgullo que su presidente, mi sobrino Fernando de Yarza, acaba de ser nombrado Vicepresidente mundial de los editores.

Crecí acunada por el ruido de la rotativa, ¡y cómo lo eché de menos cuando una máquina más moderna hubo de buscar otro espacio fuera del edificio familiar de «Heraldo», en el zaragozano paseo de la Independencia, 29!

Hoy las redacciones son más silenciosas. «Heraldo», tras conocer todas las formas de producción y edición posibles, ha entrado de lleno en la era digital. El periódico, como la vida, ha cambiado. Pero lo esencial, el rigor, la fiabilidad y la honestidad, se mantienen. Puede comprobarse en la hemeroteca que los valores que defendimos en la portada del primer número de Heraldo constituyen hoy la base de nuestros principios editoriales.

La defensa de España y de su unidad es uno de ellos, tan destacado que nuestro diario le dedicó sus primeras palabras, recién nacido en el ya lejano 1895.

Y hoy es un deber para mi subrayar especialmente el impecable ejercicio de Vuestra Majestad como garante de esa unidad y de los principios constitucionales. La independencia, que no es neutralidad, es otro de ellos.

Como dijo Katherine Graham, la autonomía de los editores es básica para hacer un buen periódico, para hacer periodismo de calidad. Se trata de libertad, no de permiso.

Con frecuencia nos piden a los editores predicciones sobre los medios. Yo suelo contestar que, aunque no puedo vaticinar, sí tengo muy clara esta idea: no es posible una sociedad democrática sin medios de comunicación. No hay democracia sin prensa libre.

Por eso, ignoro qué forma revestirá «Heraldo», pero sé que seguirá trabajando por y para Aragón. Trabajando por una España abierta a Europa y al mundo.

Sé que persistirán en él sus valores. Y que para entonces habrá madurado en este espíritu la sexta generación de la familia, que ya ha empezado a recorrer este apasionante camino.

Mi agradecimiento al jurado y mi sincera felicitación a los otros premiados.

De nuevo, y de corazón, muchas gracias

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!