No habrá sanción para Salvador y Rufián pero se debatirá su conducta

Tanto las palabras «fascista» como «golpista» pronunciadas el miércoles en el Pleno por el portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián, no han sido borradas del Diario de Sesiones sino recogidas entre corchetes con la explicación a pie de página de que fueron retiradas por la presidenta de la Cámara Baja, Ana Pastor.

Éste es el método habitual que viene utilizando Pastor en esta legislatura para recoger en las actas la retirada de expresiones ofensivas y evitar así que exista disparidad entre el vídeo oficial del Pleno y el Diario de Sesiones. «Todo lo dicho en el Pleno del Congreso queda en el Diario de Sesiones para siempre. Cuando, conforme al Reglamento y como presidenta, anuncio que alguna palabra será retirada no desaparece, pero sí aparece al lado su retirada y que recibió el reproche de la Presidencia», subrayó la tercera autoridad del Estado a través de Twitter.

No obstante, Pastor sí ha empleado de manera extraordinaria el borrado de expresiones en esta legislatura. En concreto, el 13 de marzo de este año decidió eliminar de esta memoria parlamentaria una frase del rapero Valtonyc por la que fue condenado por injurias a la Corona. La decisión de Pastor de retirar las palabras «golpista» y «fascista» del Diario de Sesiones fue muy cuestionada el miércoles tanto en Ciudadanos como en el Partido Popular. Ambos grupos han asegurado que seguirán empleándola al considerarla descriptiva de los sucesos que tuvieron en lugar en Cataluña en octubre del año pasado y no ofensiva.

De hecho, el líder de Cs, Albert Rivera, tildó ayer de «error» que Pastor comparase las palabras «fascista» y «golpista» tras el rifirrafe. «Evidentemente si están en prisión preventiva y procesados es porque, a juicio de jueces, fiscales y muchos españoles, eso es un golpe de Estado», insistió Rivera en una rueda de prensa en el Congreso. También el vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, aseguró el miércoles que mantendrá «un debate» con Pastor sobre el asunto porque seguirán «llamando golpistas a los independentistas catalanes porque lo son».

El espectáculo protagonizado el miércoles por ERC y sus diputados será abordado por Pastor durante la próxima reunión de la Mesa del Congreso, un órgano de la que forman parte los cuatro grandes partidos: PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos. Según fuentes parlamentarias, la presidenta de la Cámara Baja pedirá a los grupos una reflexión ante lo sucedido y conminará a dejar a un lado los insultos y las formas irrespetuosas.

Difícilmente habrá alguna sanción para el diputado de ERC, Jordi Salvador, al no haber recogido las cámaras su presunto salivazo al ministro de Exteriores, Josep Borrell. En cuanto a Rufián, la sanción fue la propia expulsión del Pleno, la primera en doce años, y ayer ya volvió con normalidad al hemiciclo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!