«No fui consciente del riesgo»

La pesadilla de Esther Doña comenzó hace cinco meses cuando el diagnóstico de su médico contenía las palabras «tumor de células gigantes», además de un posible riesgo que conllevaría la «amputación de la pierna». A partir de ese momento su vida dio un vuelco y aquellos problemas que ocupaban el foco mediático pasaron a segundo plano: la discusión con su marido el marqués de Griñón, que acabó en detención policial.

Ahora Esther ha querido expresar como se sintió ante el recibimiento de tal noticia en una entrevista de «¡Hola!». La marquesa abrió las puertas de su casa, en el palacio de El Rincón, donde ha celebrado con su marido recientemente su segundo aniversario de boda, para enseñar cual fue el lugar elegido para su recuperación: «He estado recluída en El Rincón desde el mes de marzo, cuando me diagnosticaron un tumor en la tibia que me fue extirpado». El diagnóstico no sacó a la luz desde un primer momento cual era el problema y tras la resonancia los médicos se percataron de que no era una simple «lesión de menisco o algo similar». «Organizaron un comité para analizar la situación, al tratarse de un tumor muy agresivo y poco frecuente. Yo nunca quise aceptarlo (…) les decía que estaban totalmente equivocados y que ese tumor no era mío, no era posible», ha expresado.

Tras conocer la noticia, la operación estaba a la vuelta de la esquina pues los riesgos eran tantos que la intervención no pudo esperar: «Me tomé la operación muy bien, pensando que al día siguiente estaría en casa, porque la verdad es que seguía pensando que no tenía nada importante». Esther ha confesado que no «era consciente del riesgo» que corría hasta que después de pasar por quirófano los médicos confesaron el peligro al que había estado sometida: «Me dijeron que si llego a posponerla unas semanas tendrían que haberme amputado la pierna». Sin embargo, la tranquilidad con la que vivió el momento se la agradece a los «mejores profesionales»: «El doctor José Tabuenca reunió a todos los mejores especialistas y desde el primer momento no ha pasado un día en que no nos comuniquemos».

Una vez pasado el peor trago, Esther se encuentra en proceso de recuperación en el que debe «llevar un seguimiento, porque suele reincidir en un cincuenta por cierto de los casos». Aprovechando el contar esta experiencia, la marquesa ha querido animar a aquellas personas en su misma situación y dedicarles la entrevista: «Cuando a alguien le diagnostican una enfermedad, es cuando empieza a ser consciente de lo importante que es la salud. Quiero transmitir a las personas que estén pasando por un problema similar que no están solas, que tenemos unos profesionales y un sistema de sanidad muy eficiente».

Reflexión

«Han sido unos meses muy interesantes y gratificantes para mí. He descubierto cómo me quieren de verdad muchos amigos que estaban en mi entorno, pero con los que solo había compartido momentos buenos o vida social, y me ha llenado de satisfacción ver su preocupación», ha explicado.

Esther se ha considera siempre una mujer fuerte que tras haber pasado por los peores meses de su vida reconoce haber logrado aún más fuerza: «Me considero una mujer fuerte y a la vez sensible». También ha querido dar su visión del mundo futuro donde ha dejado claro que ve algo «¡Prometedor! Con un país lleno de oportunidades».

El marqués de Griñón

Respecto a su marido, Esther ha contado como Carlos recibió la dura noticia la cual «le costó asimilar». El marqués se convirtió en su gran apoyo y sus anteriores discusiones quedaron en el olvido.

Haciendo referencia a la última polémica de la pareja donde el marqués de Griñón protagonizó una detención policial, Esther ha querido aprovechar la entrevista para restarle importancia a lo que fue una «simple pelea»: «Cierto que tuvimos una discusión, como muchas parejas, pero está todo superado y nuestra relación vuelve a ser fuerte y sólida».

Esther Doña y su marido Carlos, el marqués de Griñón – GTRES

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!