«No fue un problema de actitud, tenemos muchas cosas por mejorar»

Santiago Solari arriesgó en el coqueto Ipurúa con el once, tras tres victorias a domicilio, y el Real Madrid salió goleado en un campo donde el fútbol directo es ley y el único que suplo aplicarlo fue el Éibar. Bale, Modric y Ramos, que se ha recuperado «in extremis» de una sobrecarga, eran titulares. Lucas, que trabajó las dos semanas en Valdebebas, comenzó como suplente. Ceballos jugó como pivote, una posición extraña para él. Y el campeón de Europa fracasó estrepitosamente. Varane explicó todos los errores del conjunto blanco perfectamente: «No nos anticipamos, no supimos frenar la segunda jugada ante un rival que hace fútbol directo, no nos sentimos cómodos y estuvimos mal colocados». Así ocurrió.

El Madrid corrió menos que su enemigo y se sintió perdido en el césped. Solari sufrió la primera derrota al cabo de cinco partidos. No fue el culpable, no lo es. Es un problema de futbolistas. De rendimiento, de lucha, de corazón, de amor propio y, sobre todo, de fútbol. Hoy, el Éibar le superó por fútbol, sí. «Es obvio que no hemos estado muy bien y tenemos que trabajar para corregirlo. Ellos también han estado muy bien y les salió todo perfecto. A nosotros no nos salió nada. No nos salieron las cosas. Debemos perfeccionar muchas cosas. Perdimos las segundas jugadas y hubo muchos detalles que debemos trabajar y mejorar».

Fue el primer triunfo eibarrés ante el Real Madrid. Su primera victoria frente a los tres grandes del fútbol español. La afición no se lo creía. Hizo fotos por doquier para recordar para siempre el acontecimiento histórico. Fue un partido bochornoso del campeón de Europa, al que también le salió todo mal. Y, como la ley de Murphy, todo fue siempre a peor. Un error de Odriozola destrozó al Madrid al permitir el 2-0 en una pérdida de balón al borde del área. «Debemos reducir los goles en contra y marcar más goles, lo habíamos hecho hasta hoy. ha sido claramente nuestro peor partido de los cinco que he dirigido, pero soy positivo, porque en los cuatro encuentros anteriores tuvimos cosas buenas que hay que recuperar».

Negó que fuera un problema de voluntad de sus hombres, o de los bemoles que anunció el día de su estreno: «Ellos los echaron (los bemoles), pero no fue un problema de eso. No hubo un problema de actitud. Tuvimos ocasiones al principio y las fallamos. Perdimos muchas veces la pelota y el segundo gol (error de Odriozola) nos remató».

José Luis Mendilíbar subrayó el éxito histórico de sus pupilos: «Jugamos muy bien, no dejamos jugar al Madrid, ellos cayeron en once fueras de juego y este triunfo les dará mucha confianza a mis hombres.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!