Niñas que cenan todos los días lo equivalente a 30 hamburguesas con queso

Mauritania es uno de los países clave en la cooperación de España en África occidental. Posee solo el 0,5% de las tierras cultivables y 4,3 millones de habitantes, según el Banco Mundial. Parte de su economía depende de las descargas de pesca en las islas Canarias y el tradicional comercio que existe desde hace siglos con el archipiélago.

En Mauritania hay granjas de engorde de niñas para que sean atractivas a futuros esposos. Si no ganan kilos, se les da hasta pastillas de cortisona en leche de camella que «traduce» proteínas en hidratos. Es un mundo muy cerrado por las condenas internacionales y la cadena de televisión británica TV4 ha logrado entrar este mes de diciembre. Una de sus periodistas ha hecho un día con esa dieta de engorde para comprobar el disparate alimentario que ocurre a 45 minutos de Canarias en avión.

El país tiene una densidad de 3,9 personas por kilómetro cuadrado, es decir, es el cuarto país menos poblado de África. Los cambios sociales van muy lentos aunque el país está facilitando la generación de empleo atando inversiones a impacto local de la población. España está financiado programas en la mejora de la alimentación y apoyando la defensa de la igualdad en este país.

La cultura local, a pesar de la existencia de una amplia audiencia digital, tiene unas tradiciones saharauis que no hay manera, de momento, de transformar. Aunque en Las Palmas hubo una reina del Carnaval de Mauritania y que ahora es modelo, hay un ancestral primitivismo alimentario que no logra ser eliminado a pesar los casos de muertes y gasto sanitario que producen.

De media, una niñas concentrada en zona de engorde tiene como alimentación para su cena casi el doble de lo que come un boxeador de pesos pesados y casi cinco veces la recomendación de la OMS para pequeña de once años. Es decir: lo que quivale a 30 hamburguesas con queso.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!