Neymar desquicia al ecosistema del Barcelona

El sainete en el que se ha convertido el caso Neymar ha derivado en vodevil, con idas y venidas a Par√≠s, reuniones inexistentes en M√≥naco y ofertas y contraofertas que han convertido al futbolista, al Barcelona y al PSG en protagonistas de una tragicomedia de incierto final. Lo advert√≠a Piqu√© el pasado mi√©rcoles cuando parec√≠a que el regreso del paulista estaba m√°s cerca que nunca. ¬ęNo me lo jugar√≠a todo por ninguna de las dos opciones. Puede pasar de todo, que venga o que no¬Ľ, avisaba el central resumiendo los cambiantes acontecimientos que se han ido sucediendo desde que Nasser Al-Khelaifi le abriera al futbolista la puesta de salida hace dos meses y medio.

Desde entonces se ha lanzado el club azulgrana a una improvisada carrera por contratar a un crack que, deportivamente, no necesita y que, econ√≥micamente, puede hipotecar al club por su costoso traspaso y su caro mantenimiento. Neymar, un fichaje que ha desquiciado al ecosistema azulgrana, con el entrenador deseando que acabe el mercado estival, con los jugadores involucrados en un hipot√©tico trueque muy molestos, con Messi presionando para forzar la llegada de su gran amigo, con la afici√≥n despotricando del paulista y con la Junta directiva totalmente dividida ante las dudas que genera la viabilidad de la operaci√≥n y por la afrenta sufrida hace dos a√Īos cuando Neymar decidi√≥ fugarse al PSG pagando la cl√°usula de rescisi√≥n.

¬ęTenemos muchas ganas de que llegue el √ļltimo d√≠a de mercado y descansemos. Se est√° haciendo largo. Del tema de Neymar no tengo nada que decir. Ya veremos lo que ocurre. ¬ŅCansado del mercado en una escala del cero al diez? Pues nueve y medio¬Ľ, se quejaba Valverde, que sigue sin saber con qu√© jugadores contar√° cuando ya se habr√°n disputado tres jornadas de Liga y a las puertas de la Champions League. ¬ęEstamos hablando de situaciones que se pueden dar. Eso es lo que los entrenadores demandamos. Tenemos que estar por encima de chismes que salen de futbolistas que pueden ir a un sitio o a otro. Si el mercado estuviera cerrado, no estar√≠amos en esa situaci√≥n¬Ľ, insist√≠a el preparador, que ha visto c√≥mo se pod√≠a quedar de un d√≠a para otro sin futbolistas como Rakitic, Todibo o Demb√©l√©, todos ellos ofrecidos para abaratar los 215 millones de euros con los que el PSG hab√≠a tasado a su estrella.

Ha tratado Valverde que esta situaci√≥n no condicionara sus alineaciones pero no ha podido evitar el malestar generado en el vestuario. Si Messi ha sido claro pidi√©ndole el regreso del brasile√Īo a Bartomeu y poniendo mala cara ante la llegada de Griezmann, el malestar de Rakitic no se ha hecho esperar al verse como moneda de cambio. Le dijo al presidente a finales de la pasada campa√Īa que no pensaba moverse y considera que su suplencia ha sido una medida de presi√≥n para que reconsiderara la posibilidad de hacer las maletas rumbo a Par√≠s. Ha imperado su decisi√≥n. Tambi√©n han descartado moverse Demb√©l√© y Todibo. Y claro, sin aligerar la masa salarial ni abaratar la operaci√≥n, el Barcelona no puede lanzarse a un abismo valorado en 500 millones de euros, entre traspaso y salario.

El PSG quiere negociar

Lejos de romper las negociaciones, el PSG ha dado muestras de debilidad y de urgencia por sacarse a Neymar de encima con una contraoferta que el Barcelona estudió detalladamente entre el jueves y ayer. Incluía solo dinero y era inasumible para los catalanes, que ya tuvieron que pedir un préstamo para pagar la cláusula de Griezmann.

Valverde ha preparado el partido de esta tarde en El Sadar pensando que Neymar no vendrá y la opción de su regreso está, en estos momentos, eliminada pero cuando el paulista está de por medio cualquier cosa puede pasar y no se descarta que haya un nuevo giro en los acontecimientos. Para empezar, Thomas Tuchel no convocó a su atacante para el partido que anoche disputó ante el Metz, dejando abierta la puerta a una nueva propuesta.

Neymar sigue presionando

Neymar sigue presionando a Leonardo para que rebaje sus pretensiones pero el que marca la hoja de ruta parisina es Al-Thani, propietario del club, y el emir no es una persona que se deje coaccionar fácilmente. No obstante, en París saben que quedarse al futbolista es una bomba de relojería, muy cara de mantener, por cierto.

Mientras tanto, Neymar sigue sin generar consenso en el barcelonismo y tanto la afición como la directiva está muy dividida sobre la conveniencia de su regreso. Los seguidores culés siguen dolidos por su marcha, que consideran una traición, y un amplio sector de los dirigentes del club han incrementado su rechazo a la incorporación, ya que también consideran que su retorno causaría mucha tensión a nivel social.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!