Netanyahu recibió el encargo para formar gobierno

El premier tendr√° seis semanas de arduas negociaciones

TEL AVIV.- Tras los resultados definitivos de una elección muy pareja, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, recibió ayer el encargo de formar gobierno e intentar dejar atrás de una vez la impasse política en la que se encuentra el país.

El presidente Reuven Rivlin concedió un mandato de seis semanas al premier de derecha para lograr lo que de antemano se presenta como una tarea titánica. En caso de fracasar, Rivlin podría ceder la iniciativa al candidato opositor Benny Gantz, un exmilitar de centro.

“La responsabilidad de formar gobierno ser√° cedida al primer ministro y l√≠der del Likud, Benjamin Netanyahu”, anunci√≥ la oficina del presidente. Rivlin hizo el anuncio luego de que la √ļltima reuni√≥n entre Netanyahu y Gantz para negociar un gobierno de unidad se saldara sin acuerdo.

El partido Azul y Blanco, de Gantz, fue el m√°s votado en los comicios de la semana pasada y obtuvo 33 esca√Īos, contra los 32 del Likud, de Netanyahu, los dos muy lejos de la mayor√≠a necesaria. Pero la coalici√≥n que podr√≠a conformar Netanyahu cuenta con 55 esca√Īos, contra los 54 que recabar√≠a Gantz, lo que inclin√≥ la balanza para que sea el premier quien tenga la primera oportunidad de formar gobierno.

La Knesset (Parlamento) est√° integrada por 120 esca√Īos, por lo que la coalici√≥n gubernamental debe sumar al menos 61 para lograr la aprobaci√≥n en sesi√≥n del nombramiento del primer ministro.

Las elecciones del 17 de septiembre fueron ya una repetición de los comicios celebrados en abril, en los que tampoco hubo un vencedor claro y Netanyahu fue incapaz de sumar los apoyos para mantener el poder.

El presidente Rivlin trabajó para que Netanyahu y Gantz pactaran un gobierno de unidad nacional, probablemente con alternancia entre sus dos partidos en la jefatura de gobierno, una fórmula bipartidista que ya se aplicó en el pasado en Israel.

Los negociadores de ambos partidos analizaron posibilidades de alternancia, reparto de ministerios y cuestiones de separación de religión y Estado. Pero el Likud insistió en negociar como parte del bloque de derecha y religioso, con el que tiene un acuerdo de unidad, lo que dificultó las conversaciones porque Azul y Blanco tenía planteos que chocaban con los ultrarreligiosos.

Además, en un mensaje publicado en las redes sociales, Gantz dijo que su partido no está de acuerdo con ser parte de un gobierno encabezado por alguien que tiene en su contra varias acusaciones graves, en referencia a las causas de corrupción por las que Netanyahu debe comparecer en octubre ante la Justicia.

Tras diez a√Īos al frente del pa√≠s, los medios israel√≠es se preguntan si el reinado de Netanyahu toca a su fin. Seg√ļn su bi√≥grafo, Anshel Pfeffer, “la magia se rompi√≥”.

Agencias AP, AFP y ANSA

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!