Negocios: las golosinas para adultos que no est√°n en el quiosco

Una pyme familiar produce 20 toneladas mensuales de gomitas que vende a través de canales digitales Fuente: Archivo

Hasta una f√°brica de golosinas puede volverse aburrida. Como en tantas pymes familiares, a Antonella Minca -hoy de 34 a√Īos- le tocaba, cada verano, internarse a trabajar en la f√°brica de pastillas de goma que hab√≠a comprado su abuelo en 1971 y hab√≠an continuado luego su padre y su t√≠o. Quiso innovar dentro de ese lugar que vend√≠a “gomitas” solo al por mayor. ¬ŅC√≥mo podemos acercarnos al consumidor final sin pasar por el inabarcable mundo de los quioscos?, se preguntaba.

Era enero de 2013 y el comercio online, todavía poco desarrollado, fue su primer aliado. Minca montó una tienda rudimentaria en Facebook y luego fue expandiéndose a otras redes sociales, que son hoy su principal canal de venta minorista. Las golosinas llegan a los clientes mediante un delivery propio, con una presentación que intenta no defraudar la imagen de la marca en las redes.

Como primera experiencia cara a cara con los consumidores, Truppi particip√≥ en 2012 de la primera edici√≥n de la feria gastron√≥mica Masticar. Ah√≠ termin√≥ de definir el que ser√≠a su nuevo p√ļblico. “Decidimos que no √≠bamos a venderles directo a los ni√Īos. Quer√≠amos conquistar a los adultos con las golosinas y adaptarnos a la nuevas situaciones de uso que planteaban”, explica Minca.

Actualmente, la f√°brica -ubicada en Santos Lugares, provincia de Buenos Aires- tiene una l√≠nea de 23 productos de pastillas de goma y produce 20 toneladas por mes que se distribuyen entre la venta mayorista y sus canales minoristas online. Adem√°s, en el √ļltimo tiempo, la marca incluy√≥ 12 productos de chocolate y una l√≠nea de helados a partir de leches vegetales. Solo en ventas, Truppi factura un mill√≥n de pesos por mes.

La pyme tambi√©n hace copos de az√ļcar org√°nica para eventos empresariales y trabaj√≥ con marcas como Facebook, L’Or√©al, Swatch y Racket Club. Tambi√©n con bancos, editoriales y firmas de indumentaria.

Antes de definir su p√ļblico, Minca hizo una investigaci√≥n entre sus amigos. “Les gustaba el producto, pero en el quiosco no hab√≠a muchas opciones para ellos”, resume.

Truppi apost√≥ por las “porciones para compartir”. La caramelera de pl√°stico, que antes se vend√≠a solo como un insumo para los quiosqueros, empez√≥ a estar disponible tambi√©n en la tienda online. “Quisimos empoderar a los adultos y decir que las golosinas ya no tienen que ser exclusivamente de los ni√Īos”, concluye.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!