«Nadie sabe qué queremos y es un peligro, presidente. Imponte ya»

La crisis interna más profunda vivida en el Gobierno, sobre cuyo alcance definitivo aún nadie se atreve a sacar conclusiones, se produjo el miércoles por la noche. Tras la votación que Pedro Sánchez sacó adelante para su quinta prórroga del estado de alarma junto al PNV y Ciudadanos, se hizo público el acuerdo por el que el PSOE y Podemos suscribían con Bildu la derogación total de la reforma laboral del PP. El precio era la abstención del partido de Arnaldo Otegi, pero se trataba de un acuerdo no solo desconocido por el 80 por ciento de los ministros, sino que demostraba la irrelevancia del equipo económico del Ejecutivo ante las alianzas parlamentarias para ganar votaciones. El estallido de Calviño y… Ver Más

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!