Nadal avanza con comodidad en primera ronda de Nueva York

Rafael Nadal se present贸 de negro y p煤rpura la noche del martes en la pista central del Abierto de EE.UU. Colores nazarenos para un torneo que, como cualquier Grand Slam, es una estaci贸n de penitencia largu铆sima para el tenista espa帽ol. No fue dura, sin embargo, la primera 芦chicot谩禄 para el tenista espa帽ol, que pasaport贸 sin dificultades a John Millman, un australiano correoso y corredor al que le falta mucho tenis para imponerse a Nadal (3-6, 2-6, 2-6 ).

Nadal empez贸 el partido con molestias. No f铆sicas, sino ambientales. 脡l estaba enchufado y el p煤blico, no. Listo para sacar en el primer juego, tuvo que esperar varios minutos a que los espectadores neoyorquinos de las filas caras, muchos llegados desde las oficinas de Wall Street, se sacaran fotos por los pasillos con las manos cargadas de nachos y cervezas, desconocedores de que ten铆a que empezar un partido de tenis. Es una de las particularidades del torneo de Nueva York, con un p煤blico bullanguero, despreocupado e inclinado a olvidar las reglas de etiqueta del tenis.

Eso no molest贸 tanto a Nadal como el 芦warning禄 que le coloc贸 la juez de silla por tardar en sacar. Lo del tiempo para el saque es una vieja pelea del balear, uno de los pocos asuntos que le sacan de sus casillas. Parece que en esta ocasi贸n, Nadal tard贸 porque hab铆a espectadores sin sentarse y no escuch贸 a la juez. Ocurri贸 cuando iba por delante 3-5 en el primer set. La decisi贸n le sent贸 fatal, protest贸 en la silla, se llev贸 los dedos a la sien en se帽al de que era una locura y perdi贸 la compostura. Concedi贸 una doble falta y pudo complicarse el set, pero se tranquiliz贸 y cerr贸 la manga. En lugar de ir a su silla, fue a la esquina donde est谩n los representantes de la organizaci贸n del torneo para volver a protestar.

Ese set fue el m谩s complicado del partido y no lo fue demasiado. Millman, 60潞 del mundo, es r谩pido y fibroso y se defiende con fiereza. Pero no tiene ning煤n gran golpe y su saque es d茅bil. En los peloteos largos, aunque se impuso en alguno y con algunos fallos de la derecha de Nadal, la mayor铆a ca铆an para el lado del espa帽ol. El resto del partido apenas tuvo historia, excepto una rotura de saque que consigui贸 Millman en el segundo set, al que Nadal no tard贸 en dar la vuelta.

Fue un inicio de torneo muy prometedor para Nadal (18 grandes), que lucha por su cuarto Abierto de EE.UU., y por mejorar posiciones en la gran carrera con Roger Federer y Novak Djokovic -20 y 16 grandes, respectivamente- por reivindicarse como el mejor de la historia. Lo fue por una victoria c贸moda, pero tambi茅n por otros resultados en el torneo: en su cuadro, solo queda un 鈥榯op diez鈥, Alexander Zverev, n煤mero seis mundial. Pero jugadores peligrosos, como el griego Stefanos Tsitsipas (8) y el austriaco Dominic Thiem (4) perdieron a las primeras de cambio y dejan el camino muy abierto para Nadal, que este jueves se medir谩 al australiano Thanasi Kokkinakis, que no deber铆a ser un gran escollo para el de Manacor. El cuadro da esperanzas para que estas dos semanas de penitencia acaben el 8 de septiembre en domingo de gloria.

Lee m谩s: abc.es


Comparte con sus amigos!