Munir, más fuera que dentro

Munir El Haddadi será uno de los nombres que más salgan a la palestra durante las próximas semanas. El canterano del Barcelona acaba contrato el próximo 30 de junio, por lo que a partir del 1 de enero podrá empezar a negociar con quien quiera esgrimiendo la carta de libertad que el club catalán le deberá dar a final de temporada. Aunque el club azulgrana pretende renovarle para poder recibir una compensación económica e, incluso, traspasarlo ahora durante el mercado invernal que se abre en tres días, lo cierto es que las dos partes están muy distanciadas. El Barcelona y el agente del jugador llevan más de cinco meses negociando tras el planteamiento de la secretaría técnica culé, que aseguró que Munir entraba en los planes de Ernesto Valverde. Pero el acuerdo no se producirá porque los planteamientos de ambas partes están muy distanciadas. De hecho, el último contacto se produjo en noviembre y el Barcelona ya dejó claro que no aceptaba la petición económica del delantero, similar a los números de Alcácer.

Sin que ninguna de las dos partes se avenga a ceder, las negociaciones parecen rotas y el jugador sabe que tiene la sartén por el mango, ya que en junio quedará libre y podrá fichar por cualquier club. Incluso, tal y como se ha puesto de moda últimamente, podría exigir una prima de fichaje por llegar con la carta de libertad y no superar gasto alguno para el club que se haga con sus servicios. Una sorpresa mayúscula tendría que producirse para que Munir y el Barcelona llegaran a un acuerdo en los próximos días y más teniendo en cuenta lo ajustado que vive el club en relación a su masa salarial. Ni Munir ni el Barcelona contemplan tampoco una salida en enero, aunque el Marsella estaría dispuesto a acoger al atacante, aunque a coste cero, algo que el Barcelona no permitiría. El jugador se siente decepcionado con los técnicos del club. De hecho, Abidal se reunió a principios de temporada con Munir para asegurarle que apostaban por él y que tendría su oportunidad pero posteriormente ha visto como su aportación se ha limitado a una titularidad en la Liga y a disputar la Copa del Rey ante la Cultural Leonesa. Acumula menos de 150 minutos después de un tercio de temporada en el que se han disputado 26 encuentros.

Pretendientes no le faltarán y más si tiene la carta de libertad bajo el brazo. La Liga española es una competición en la que ha demostrado que puede rendir perfectamente. El Celta es uno de los últimos equipos que pretenden su incorporación, aunque no es el único ni el más fuerte. El Sevilla o el Betis también verían con muy buenos ojos su llegada. No obstante, el club vigués maneja una carta ganadora, que sería la de ofrecerle la titularidad, algo que muy pocos equipos están en disposición de hacer. Si Maxi Gómez acaba saliendo (parece que hay un gran interés por parte del Atlético de Madrid), Munir no tendría oposición para convertirse en el referente del ataque del Celta junto a Iago Aspas, algo que no podría ofrecerle el Sevilla, que confía plenamente en la pareja André Silva–Ben Yedder.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!